Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los grupos parlamentarios tratan mañana de pactar la renovación de órganos institucionales

El PSE-EE no dará luz verde a la elección del 'ararteko' sin un acuerdo global previo

El incipiente deshielo de las relaciones políticas parece haber abierto el camino a la renovación de once órganos institucionale que trabajan en funciones, en algunos casos desde hace año y medio. El acuerdo alcanzado entre el tripartito y el PSE para la elección del nuevo ararteko, sobre el que el PP se pronunciará hoy, aparece como el preludio de pactos sobre otros nombramientos pendientes. De hecho, el portavoz parlamentario del PSE, Rodolfo Ares, señaló a este periódico que su partido no desbloqueará individualmente ninguno si no hay antes acuerdo sobre todos.

El total desencuentro entre los partidos, que impidió en la anterior legislatura y los meses transcurridos de la actual abordar la renovación de once organismos o cargos de carácter institucional, parece ir atenuándose. Así lo indica el acuerdo de principio alcanzado entre los partidos del Gobierno (PNV, EA e IU) y los socialistas para la designación como nuevo ararteko (defensor del pueblo en Euskadi) del abogado donostiarra Joaquín Oquiñena, aunque los populares han anunciado que definirán su postura sobre el candidato hoy, tras una reunión del grupo parlamentario.

Los socialistas mantienen también su exigencia de un acuerdo en todos los cargos y advierten de que no darán luz verde a ninguno de los nombramientos pendientes mientras no haya un acuerdo para todos y cada uno de ellos. Los cargos y organismos pendientes, son, además del propio ararteko y su adjunto, el director general de EITB y el Consejo de Administración del ente, el Tribunal de Cuentas, el Consejo Cocial de la UPV, el Consejo Asesor de RTVE, el Consejo Vasco de Estadística, el de dirección de Emakunde, el de relaciones con las colectividades vascas del extranjero, el Consejo Asesor de Drogodependencias y la terna para colocar un jurista en la Sala de lo Civil y lo Penal del Tribunal Superior de Justicia.

Ese pacto global debe cerrarse de aquí al día 27, si se quiere dajar resuelta esta cuestión en el pleno parlamentario previsto para esa jornada. En todo caso, los grupos, excluida Batasuna, esperan celebrar una reunión mañana jueves, durante el mismo pleno en el que los socialistas facilitarán con su abstención la aprobación de la Ley de Medidas Adicionales a los Presupuestos, otro de los elementos visibles de ese deshielo.

Ares niega, sin embargo, que el desbloqueo del nombramiento del Ararteko haya sido un asunto 'bilateral' entre su partido y los del Gobierno. 'El cambio está en que el Gobierno, que no aceptaba que la oposición propusiera al adjunto, ahora lo admite. Y entre el PP y nosotros hay un acuerdo anterior, por el que ellos apoyarán el nombre que nosotros demos, como contrapartida a nuestros votos para la elección como senadora [autonómica] de Ascensión Pastor', explicó.

La persona que ocupe el puesto de adjunto al Defensor no se conocerá hasta pasado el congreso del PSE-EE. 'Ésa será tarea de la nueva ejecutiva', dijo Ares. El nombre que los socialistas propusieron antes fue el de Arantza Leturiondo, actual secretaria general del Tribunal de Cuentas.

El principio de acuerdo deja en todo caso fuera al anterior ararteko, Javier Markiegi, que siempre se ha mantenido dispuesto a volver al cargo. De hecho, lo abandonó a su pesar en septiembre de 2000, ante la falta de acuerdo para su renovación. Paradójicamente, el retorno de Markiegi lo impidieron los grupos de los que está ideológicamente más próximo, ya que cuando el PNV propuso su continuación, el PSE y el PP la rechazaron porque deseaban elegir a su adjunto. Dada la proximidad de Markiegi con los no nacionalistas, el PNV estimó que éstos no podían pretender tener también una persona cercana a sus postulados en el segundo nivel de la institución.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de marzo de 2002