Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE rechaza dar una ayuda de de 0,15 céntimos de euro por kilo de avellana

El Consejo de Ministros de agricultura de la Unión Europea (UE) acordó el lunes prorrogar un año las ayudas al sector de la fruta seca para planes de mejora de la calidad y de la comercialización que finalizaron en 2001. Para los productores catalanes estas yudas indirectas pueden llegar a suponer 14 millones de euros. Los ministros, que solicitaron que ésta fuera la última vez que se prorrogaran las ayudas, no atendieron la exigencia de los payeses de crear una ayuda directa de 0,15 céntimos por kilo de avellana. Esta ayuda directa sólo la podrán percibir los productores italianos, una cuestión que para los representantes del sindicato Unió de Pagesos (UP) supone un agravio comparativo.

Los representantes de UP se reunirán mañana con el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, al que exigieron mediante movilizaciones que ejerciera mayor presión para la obtención de la ayuda directa aprovechando la presidencia española de la UE. Posteriormente, los productores celebrarán una asamblea en Selva del Camp para valorar la entrevista y la situación en la que queda el sector. La prórroga de las ayudas (un 55% de los gastos justificados en los planes de mejora con un máximo de 241,5 euros por hectárea) supondría para Tarragona 9,3 millones de euros, 4,2 para Lleida y 0,2 para Girona y Barcelona.

Los payeses debatirán si continuar o no las movilizaciones en demanda de la ayuda permanente, dado que consideran que la percepción de esta ayuda por parte de los agricultores italianos y no de los españoles vulnera los principios de la competencia en el mercado único.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de marzo de 2002