Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:PATRICK KLUIVERT | Jugador del Barcelona

'Quiero el 'pichichi' y si hay un penalti ante el Madrid lo tiraré yo'

Con la Liga medio perdida (a siete puntos del líder, ocho en realidad si se suma el goal average) y con la obligación de jugarse el pasaporte europeo en el feroz estadio del Galatasaray, en Estambul. Y encima, con la inminente visita del Madrid. El Barça vive sobre un volcán, pero sus jugadores, con Patrick Kluivert (Amsterdam, 1976) al frente, ejercen el oficio de ilusionistas. Impregnado del optimismo incombustible del técnico Carles Rexach, el holandés se resiste a dar el año por perdido y confía aún en las posibilidades de su equipo. Kluivert nunca se había obsesionado con golear, pero este año se ha propuesto ser pichichi (suma 15 goles, uno menos que Morientes). Rivaldo le ha cedido incluso la facultad de lanzar los penaltis. Parece que las jerarquías en el Barça están cambiando.

'La afición siempre está con nosotros y mañana seguro que nos animará más que ante el Liverpool'

Pregunta. Usted marcó hace dos semanas ante el Málaga dos penaltis, pero Contreras estuvo a punto de detenerlos. Si se da el caso, ¿asumirá también ante el Madrid esa responsabilidad?

Respuesta. Rivaldo fue muy generoso conmigo y hasta el final de la Liga yo seré el encargado de hacerlo, incluido el partido de mañana. Rivo se reservará las penas de la Liga de Campeones. Me haría mucha ilusión ser pichichi. A cualquier delantero le gustaría serlo. Este premio lo tengo a tiro y no lo voy a dejar escapar. Aunque mi primer objetivo es ganar un título con el equipo.

P. No lo tiene fácil el Barça. La Liga se escapó aún más en el campo del Betis y la Liga de Campeones depende de un dificilísimo encuentro en Turquía. ¿Cree que la gente puede tener aún ilusión?

R. No sé por qué no. Los culés siempre han estado con nosotros y siempre intentamos lo mejor, aunque las cosas no nos salgan. La afición tiene que ver eso. ¿Qué nos falla? Intentar ganar aunque sea jugando mal.

P. Pero la grada acaba de asumir una nueva decepción europea.

R. No estuvimos bien en la primera parte ante el Liverpool, aunque de la segunda estoy bastante satisfecho porque tuvimos ocasiones de marcar. Que venga el Madrid es suficiente motivación y siempre estamos a tope, al cien por cien, cuando jugamos ante ellos en el Camp Nou. La afición nos apoyó mucho el miércoles y seguro que mañana lo hará más.

P. De todas formas, la Liga se ha puesto muy difícil. El Barça fue al Bernabéu con la opción de ponerse a nueve puntos y ahora la situación se ha invertido...

R. Bueno, este encuentro es la última oportunidad que tenemos de engancharnos con opciones al campeonato. Fallamos contra el Betis cuando no se podía perder... Pero todo el equipo le tiene ganas al Madrid. Es un encuentro especial, independientemente de la tabla. Estoy seguro de que el público tampoco fallará pese a las medidas de seguridad de la cumbre europea. Hoy, pese a que la Diagonal estaba cortada, no he tenido ningún problema para llegar al estadio. He salido de Pedralbes, he ido hacia abajo y ya está.

P. El problema es que el Barça aún carece de un once ideal. Al técnico Carles Rexach se le acusa de ser muy conservador fuera de casa y de haber renunciado a dos aspectos hasta ahora sagrados: el mediocentro y los extremos.

R. Pues yo sí creo que es ofensivo. Y creo que tiene dos opciones para poder ganar los partidos: con el tridente o por las bandas.

P. Pero usted no es extremo y ante el Liverpool ocupó la banda derecha.

R. El mister quería que abriera espacios y que buscara la intuición. Pero es cierto que mi posición natural es la de delantero centro. Aunque puedo jugar de media punta, de espaldas a la portería, y sentirme cómodo.

P. ¿No le parece que el Barça tiene una excesiva dependencia goleadora del tridente?

R. Puede ser. Entre los tres hemos metido muchos goles , pero podían ser muchos más. No hemos jugado juntos tantos partidos por las lesiones de Rivaldo y las ausencias de Saviola por razones técnicas.

P. Se supone que alinear ahora a los dos extremos y al tridente es una utopía...

R. Eso sería ideal para el espectáculo, pero es muy difícil conseguirlo. Quizá en el futuro se logre algo tan bonito y arriesgado. Sería impresionante si funcionara. Para conseguirlo se debería trabajar el sistema, especialmente el medio campo y la defensa.

P. ¿Cómo afectará mañana la baja de Figo?

R. No es una noticia buena para ellos. Aporta la diferencia como jugador de equipo. Aquí era el referente y siempre jugaba al mismo nivel. Es un futbolista muy bueno, de los que centran, controla los tiempos del partido y se cargaba el equipo.

P. Este año a Figo en el Madrid se le ve más apagado.

R. No sé si está triste. Allá hay muchas más estrellas. En el Barça fue una muy grande y respetada. Cuando se marchó, era consciente de lo que podía ocurrir.

P. ¿Qué es lo que le preocupa más del Madrid?

R. Raúl es uno de los mejores futbolistas con vistas al gol, aunque también hay que tener en cuenta que le acompañan excelentes jugadores que le sirven balones.

P. ¿Cree que puede pesar que el Madrid lleve 19 años sin ganar en el Camp Nou?

R. Siempre son partidos especiales y seguro que lo notaremos. No quiero hablar mucho sobre el rival.

P. ¿Cómo ve su inmediato futuro en el Barça y con su selección, que no estará en el Mundial?

R. Mi futuro está aquí y mi reto es ganar mi segunda Copa de Europa. Y sin el Mundial, uno se siente más liberado. Te puedes concentrar más en tu equipo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de marzo de 2002