Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gran avance del voto xenófobo en las elecciones locales en Holanda

Convertidas en un foro sobre el futuro de la tradicional estabilidad social de Holanda, las elecciones municipales de anoche se saldaron con una participación del 61% y dos vencedores claros con el escrutinio del 78% de los votos: las agrupaciones de partidos locales y Pim Fortuyn, el líder xenófobo que ha revolucionado la escena política nacional. Las primeras obtuvieron 1.787 de los 9.000 puestos a cubrir en 458 ayuntamientos. El recién llegado Fortuyn ganó 267 representantes, una cifra muy abultada si se tiene en cuenta que en 1998, fecha de los anteriores comicios, ni siquiera existía en el registro de líderes autóctonos. Por su parte, la coalición gubernamental, formada por el partido socialista PvdA (1.302 puestos), el liberal VVD (1.366) y el de centro izquierda D66 (244), perdió terreno. La democracia cristiana del CDA, que lleva dos legislaturas en la oposición, consolidó su presencia local con 1.969 concejales.

Aunque todos los partidos negaron que de estos resultados pudieran extrapolarse conclusiones de "ámbito parlamentario", un sondeo de opinión presentado al cierre de los colegios electorales otorgaba a Fortuyn y sus seguidores cerca de 20 escaños de haberse celebrado anoche las elecciones legislativas del 15 de mayo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de marzo de 2002