Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP rechaza en el Congreso la tipificación legal del acoso moral

Con el voto en contra del PP y la abstención de CiU, el Pleno del Congreso de los Diputados rechazó ayer la propuesta de ley socialista sobre 'el derecho a no sufrir acoso moral en el trabajo', presentada por el diputado socialista Diego López Garrido. La popular María Jesús Sainz consideró 'prematuro' aprobar ahora una ley sobre el particular, y explicó que 'no es adecuado tomar una decisión unilateral en España sin tener en cuenta los resultados de los debates y estudios que se están haciendo en la Unión Europea'.

Para Sainz, lo lógico es que las conclusiones de los trabajos de la UE precedan a una toma de decisión española. El diputado de CiU, por su parte, también consideró precipitado legislar sobre el acoso moral en la actualidad. Ambos grupos parlamentarios coinciden, sin embargo, en condenar las actuaciones constitutivas de acoso moral, que, según Sainz, 'son conductas abusivas que afectan a la integridad física y psíquica del trabajador', en referencia a la definición del fenómeno realizada por los expertos y que describe lo que padece el asalariado cuando se convierte en el blanco de la violencia psicológica reiterada por parte de un jefe apoyado por la complicidad de sus compañeros.

López Garrido afirmó que 'aquéllos que no quieren que se regule este fenómeno y se combata, están protegiéndolo'. Más adelante, tachó la actitud del PP de 'confusa y contradictoria', basándose en que el ministro de Trabajo, Juan Carlos Aparicio, había destacado unos días antes en un encuentro de ministros de la UE celebrado en Santiago de Compostela 'la importancia de que se legisle sobre el particular'. El diputado socialista completó este argumento recordando que el Pleno del Congreso y el Senado se habían pronunciado el pasado año a favor de una regulación y que el propio Parlamento Europeo ha invitado a los países de la UE a legislar sobre el particular.

La propuesta socialista pretendía modificar varios artículos de las leyes relacionadas con los derechos humanos en el medio laboral, incluyendo en los mismos la figura del 'acoso moral'. El texto apunta que este fenómeno 'implica una violación de los derechos fundamentales de la persona', y contempla la responsabilidad de la empresa, teniendo que demostrar ésta, en caso de denuncia, que el acoso no se ha producido.

Suecia y Francia disponen ya de una legislación sobre acoso moral, mientras Bélgica se encuentra en fase de aprobación de una ley.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de marzo de 2002