Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Quemados otros dos turismos en las calles de Valencia

Dos vehículos ardieron en la madrugada de ayer en Valencia, lo que eleva a 59 los turismos que han sido quemados en las calles de la ciudad en lo que va de año.

El primero de los siniestros, según fuentes de bomberos, se produjo a la 1.25. El vehículo se encontraba estacionado ante el número 21 de la calle de Málaga, en el barrio de Marxalenes. Un aviso de los vecinos alertó a los bomberos, que se trasladaron al lugar y que tras sofocar las llamas comprobaron que el incendio había destruido por completo el coche.

El segundo de los incendios registrado en la madrugada de ayer ocurrió pocos minutos después y se localizó en la avenida de Els Tarongers. El turismo se encontraba aparcado a la altura del número 33 de la calle. La alerta sobre los hechos también fue dada por los vecinos y el balance final coincide con el anterior, destrucción total del coche, según fuentes de bomberos.

Ambos turismos estaban estacionados correctamente, tenían placas de matrícula, no estaban abandonados ni relacionados con la comisión de acto delictivo alguno. La policía no proporcionó ayer ninguna información adicional sobre los hechos ni practicó detención alguna relacionada con ellos o con los ya 59 vehículos que han sido quemados en las calles de Valencia en lo que va de año, a los que habría que añadir los que fueron arrasados en un desguace en la zona de la avenida de La Petxina y otros cuatro que se registraron en Torrent.

El dispositivo especial -unas 50 unidades de patrulla nocturna de la policía nacional, las habituales de la policía local en coordinación con las anteriores y la vigilancia aérea que durante poco más de una semana realizó un helicóptero de la Policía Nacional- no ha logrado resolver el problema de la quema de vehículos durante la noche en las calles de Valencia y sólo ha conseguido la detención de varias personas, entre ellas algunos menores, relacionadas con la quema de contenedores o el robo de gasolina.

La delegada del Gobierno, Carmen Mas, se pronunció ayer sobre los dos últimos sucesos insistiendo en que 'se han aumentado los recursos para que la vigilancia sea mayor y se ha conseguido disminuir la incidencia del fenómeno, aunque no hay que olvidar que es muy difícil practicar una detención en el momento mismo del siniestro'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de marzo de 2002