Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | Segunda División

El milagro andaluz de Schuster

El Xerez aguanta en el segundo puesto pese a ser acechado por multitud de penalidades

'Ningún futbolista del Xerez se libra de jugar bien al fútbol'. Tras esta sentencia, Bernd Schuster (Ausburg, 1959) trasluce la filosofía de quien fuera un fabuloso medio centro que ahora, como técnico, trata de labrarse una carrera parecida. Asumió las riendas del Xerez en verano y ha obrado el milagro: mantener desde el principio en la cabeza de la tabla a un equipo recién ascendido de Segunda B, sin más fichajes que Lardín y Cubillo, con el segundo presupuesto más bajo de la categoría, con reiterados impagos a los jugadores y a los técnicos, con un exilio de su estadio provocado por el choque entre su presidente, Luis Oliver, y el alcalde, Pedro Pacheco...

'Me preocupaba que los jugadores, por las deudas, bajaran los brazos en el peor momento', dice el técnico alemán. No los han bajado. Ayer empataron en Córdoba y mantienen la segunda plaza, cinco puntos por delante del tercero, el Recreativo. 'La única manera que tenemos de presionar es con los resultados', dice el centrocampista Vicente Moreno. 'La única salida: que el tema deportivo vaya bien; unirnos y olvidarnos de los problemas', abunda Manolo Ruiz, segundo entrenador.

Por cierto, ¿a Schuster también le deben dinero? 'Bueno sí, pero lo mío no es tan importante. Hace falta tiempo. Si una persona está acostumbrada a actuar de una manera , de un momento a otro no se le puede cambiar', dice el técnico.

Por su parte, Luis Oliver, navarro de 39 años, afirma: 'Me denunciaron a la AFE [Asociación de Futbolistas Españoles] sólo tres jugadores (Jesuli, Juan Pedro y Maikel) de un total de 20. Son muy pocos'.

El presupuesto del club -tres millones de euros- es el segundo más bajo de la categoría, muy lejos de los 48 millones del Atlético o los 18 del Racing de Santander. Tampoco la cantidad de socios es elevada (3.000), si bien la ciudad de Jerez sí vive la excitación propia de poder subir a Primera División.

Oliver le compró el Xerez al Ayuntamiento en agosto de 1998 por 3,22 millones de euros, a pagar en cuatro años. 'No hemos pagado nada porque estamos en litigio con Pacheco y ahora él quiere recuperar las acciones', comenta el presidente, que negocia la venta del club. 'Nuestra deuda es de 2,4 millones de euros, es un caramelito y tenemos muchas novias'.

A causa del conflicto entre el presidente y el alcalde, los futbolistas hicieron la pretemporada en 12 campos diferentes y han disputado toda la primera vuelta en Sanlúcar de Barrameda. El estadio del Xerez -Chapín-, con un aforo de 20.000 localidades, está siendo preparado para los Juegos Mundiales Ecuestres de 2002, y sólo tras la magnífica marcha del equipo, el ayuntamiento le ha ofrecido el estadio jerezano de La Juventud (para 8.000 espectadores).

Oliver dio un golpe de efecto con la contratación de Schuster, que había tenido una experiencia poco afortunada en la Segunda División alemana: el Fortuna de Colonia y el Colonia. 'Schuster será el Cruyff del 2000', advierte Oliver. 'Sabe lo que nos gusta a los futbolistas', abunda el medio centro Vicente Moreno. 'Nunca hemos salido pensando cómo juega el rival, ni siquiera ante el Atlético, y a veces hemos jugado con dos defensas', agrega. Y el propio Schuster explica su teoría: 'Hay muy pocos entrenadores a los que les gustan los jugadores técnicos. Ahora los quieren a todos iguales. Hemos demostrado que en Segunda también se puede jugar bien'.

El fichaje de Schuster fue una bomba en el vestuario. 'Hay una admiración grande por él. Es muy alemán, muy frío, de pocas palabras y mucho trabajo. No intimida, pero su actitud te hace tomarte las cosas con seriedad; es un ganador', dice el meta Ramón Martí.

El bloque ha sido otra de las claves. 'Mantuvimos el bloque contra algunas opiniones, que pedían fichar jugadores de fuera. Eso, nuestros jugadores lo han agradecido. Han dado un pizca más de ganas', explica Manolo Ruiz. 'Por experiencia propia, sabía que los jugadores de un equipo de Segunda B que está por arriba, pueden actuar en Segunda A sin problemas', añade Schuster, que apunta los rivales que más le han gustado: 'El Recreativo de Huelva, el Racing y el Sporting: buscan el fútbol'. ¿Y el Atlético? 'A mí no me ha convencido, está ahí más por fuerza física y por veteranía'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de marzo de 2002