Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Conocer para convencer

Arranca el proyecto Observatori, que pretene recabar datos de la huerta valenciana para salvarla

Salieron desde diferentes poblaciones de las comarca de L'Horta y de la ciudad de Valencia con el propósito de recabar información in situ y de ofrecer la posibilidad de conocer de primera mano cuál es el estado de la huerta y qué opinan los propios vecinos y labradores. Fue la primera salida del Observatori, un proyecto impulsado por el colectivo Per l'Horta, que logró reunir más de 118.000 firmas para presentar Inciativa Legislativa Popular en las Cortes Valencianas con el fin de promover una ley reguladora de la protección de este patrimonio natural en peligro de desaparición por la presión urbana e industria. El PP, partido en el Gobierno, rechazó la propuesta. El Observatori pretender convertirse en una radiografía real y rigurosa de la situación de la huerta y de sus habitantes.

Ayer, centenares de vecinos de L'Horta desafiaron el tiempo despacible y comprobaron la asfixia a que se está sometiendo el espacio natural que circunda Valencia. 'Mucha gente se siente acosada, faltan servicios y no se resuelven problemas como el alumbrado público. Quieren que se vayan', comentó ayer Josep Esteve, uno de los participantes en las movilizaciones que convergieron en una comida de hermandad en la iglesia de La Punta.

No fue una elección casual, porque el colectivo Per l'Horta quiso demotrar su solidaridad con los vecinos de esta partida. Se escucharon voces críticas contra los planes del puerto de Valencia de invadir con sus contenedores la huerta y las viviendas y contra las instituciones que pretenden expropiar alquerías de 250 metros cuadrados por una cantidad irrisoria, muy inferior a la que marca el mercado. Denunciaron que no hay ni proyecto serio de realojo y que, los que se sugieren, hablan de traslados al barrio de La Coma en viviendas muy pequeñas, alejadas por completo del modo de vida al que están acostumbardos unos vecinos que con su presencia han garantizado la pervivencia de la huerta en esta parte de Valencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de marzo de 2002