Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno pide una primera autorización de gasto de 145 millones para inversiones urgentes

El PSE ve difícil aprobar el proyecto de ley de lectura única, pero cree factible su abstención

El Gobierno vasco va a solicitar al Parlamento una autorización de gasto por importe de 145,7 millones de euros para hacer frente a actuaciones urgentes que quedaron sin financiación en los mutilados Presupuestos para 2002 aprobados el 23 de enero, tras una polémica y complicada tramitación. Este proyecto de Ley de Medidas Adicionales se aprueba a tres días antes de que entren en vigor las cuentas para este año, que sólo autorizan un gasto del 67% de los 5.900 millones del proyecto original. El PSE cree difícil apouarlo, pero reconoce que llega en un clima político más favorable y ve factible su abstención.

El proyecto de ley, el primero de estas características que tiene que presentar el Ejecutivo y que incluye varias actuaciones en materia de seguridad y atención a las víctimas del terrorismo, iniciará esta misma semana su tramitación parlamentaria y será será aprobado en pleno por el procedimiento de lectura única. Este sistema evitará votaciones separadas, lo que aleja la posibilidad de que se produzca una situación como la del 23 de enero, cuando el proyecto de Presupuestos quedó aprobado de forma fragmentaria. Pero también fuerza a partidos como el PSE a romper definitivamente la estrategia de oposición sistemática y permitir su aprobación a pesar de no haber pactado su contenido.

Los socialistas reconocieron ayer que, tras la reunión del viernes del lehendakari Ibarretxe con todos los partidos para abordar temas de seguridad, se ha creado un clima político distinto. En este contexto, aunque se ve difícil una apoyo expreso al proyecto, se considera 'factible' la abstención para que prospere. La vicelehendakari, Idoia Zenarruzabeitia, se limitó ayer a decir que presentó personalmente las líneas maestras del proyecto tanto al PSE como al PP, 'antes de que lo aprobara el Consejo de Gobierno'.

Inversiones urgentes

El crédito global es de 147,5 millones de euros y servirá para atender inversiones urgentes.Una parte (41,7 millones de euros, unos siete mil millones de pesetas) se destina a financiar el servicio de escolta privado a los personas amenazadas, la protección de sedes de partidos y dotar de recursos económicos y personal a la nueva Dirección de Atención a las Víctimas del Terrorismo. Fuentes del PSE indicaron que el Gobierno ha sido sensible a las demandas socialistas en esta materia. El PP confirmó también que recibieron una comunicación escueta de Zenarruzabeitia y señaló que estudiarán con detenimiento el contenido del proyecto antes de dar a conocer la postura que adotarán.

Con el resto del gasto se pretende dar 'estabilidad económica' y está dirigido a financiar medidas de apoyo a las empresas, la creación de empleo y la innovación tecnológica (27 millones de euros); a contribuir económicamente al desarrollo de proyectos industriales de carácter estratégico para el País Vasco como la nueva Feria de Muestras (Bilbao Exhibition Center) que se ha comenzado a construir en terrenos de Barakaldo (12 millones de euros); y a acometer inversiones en infraestructuras de interés general (65 millones de euros, casi once mil millones de pesetas). Varios de estos programas tendrán como destino la Márgen Izquierda porque, según dijo Zenarruzabeitia, 'se trata de una zona desfavorecida que es necesario recuperar para impulsar la cohesión territorial' de Euskadi.

El proyecto incluye también créditos de compromiso con el fin de garantizar la financiación durante varios ejercicios de proyectos como la nueva Feria de Muestras (300 millones de euros) y las plantas de Bahía Gas y Bahía Electricidad. Para éstas no hay todavía crédito de pago ni de compromiso, pero 'sí se autoriza un endeudamiento de hasta 105 millones de euros'.

La vicelehendakari Idoia Zenarruzabeitia, declaró que el objetivo del proyecto de ley de Medidas Adicionales es 'impulsar el desarrollo económico de Euskadi y la consolidación y ampliación de la calidad de vida y el bienestar de los ciudadanos y ciudadanas vascas'. Una inyección económica que, según dijo aleja el fantasma de la 'incertidumbre' que siguió a la polémica tramitación y aprobación de los Presupuestos para 2002.

Por otra parte, la Junta de Portavoces del Parlamento incluyó para el pleno del próximo día 6 la proposición del PSE que plantea la reprobación del presidente Atutxa y la del PNV, EA e IU que hace lo propio para los representantes socialista y popular en la Mesa de la Cámara, por su actuación durante el turbulento debate de los Presupuestos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de febrero de 2002