_
_
_
_

Protección Civil aprueba el plan de emergencia de la presa de Itoiz para poder iniciar el llenado del embalse

La presa de Itoiz tiene luz verde para poder cerrar sus compuertas y proceder a su llenado, tras ser aprobado su plan de emergencia. En una reunión mantenida el jueves día 21 en la sede de Protección Civil, dependiente del Ministerio del Interior, se aprobó el plan de Itoiz y el plan de prevención de inundación de Navarra, en el que se incluyen los planes de emergencia de las presas de Irabia, Eugui, Alloz y Yesa. En la misma sesión recibieron el visto bueno los planes de las presas de Celanda, Caspe y Gallipuén en la provincia de Teruel y el de la presa de Rialb (Lleida) en la cabecera del Segre, en cuyo diseño intervino el ingeniero y escritor Juan Benet Goitia.

Los planes de emergencia son un requisito implantado tras la rotura de la presa de Tous el 20 de octubre de 1982 en Valencia, que originó nueve muertos y cuantiosos daños en la comarca de Alzira. Hasta entonces sólo se requería el cumplimiento de una norma sobre vigilancia de presas establecida poco después del desplome de una presa que mató a 144 personas mientras dormían en Ribadelago (Zamora) el 10 de enero de 1959. El plan de emergencia de una presa debe comunicarse a la población afectada por el riesgo de rotura. En las poblaciones suizas próximas a embalses todas las casas disponen de una guía con instrucciones sobre evacuación ante un accidente.

La población más vulnerable por la presa de Itoiz es Aoiz, con más de 1.800 habitantes. Una representación del Ayuntamiento visitó recientemente el Parlamento navarro para obtener garantías sobre la seguridad de la presa y conocer un informe oficial que desmonta otros sobre los riesgos de desplazamientos de laderas. Itoiz se ha visto envuelta en varios procesos judiciales promovidos por la Coordinadora de Itoiz. Las obras de la presa se paralizaron por un sabotaje que produjo 1.030 millones de pesetas en daños.

Todos los fallos judiciales, incluido el del Constitucional, han sido favorables al Estado y el Gobierno de Navarra. Con este embalse (418 hectómetros cúbicos de capacidad) se pretende regular el río Irati, abastecer Pamplona y regar 57.713 hectáreas en Navarra. El proceso de llenado llevará al menos tres años.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_