Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez impone prisión eludible con fianza al psiquiatra de Carlos El Negro

Hebrero aduce que los 10 millones hallados en su domicilio provienen de una consulta privada

El magistrado instructor del Tribunal Supremo Julián Sánchez Melgar decretó anoche la prisión provisional, eludible bajo fianza de 50.000 euros (8,3 millones de pesetas), para el psiquiatra del centro penitenciario de Valdemoro, Ángel Hebrero, al apreciar indicios de un delito de cohecho, y de falsedad en el informe sobre el narcotraficante Carlos Ruiz Santamaría, El Negro. El instructor considera que Hebrero no ha justificado los alrededor de 10 millones de pesetas en efectivo encontrados en un armario de su domicilio y otros seis millones asentados en sus cuentas bancarias.

Hebrero, autor del informe sobre el narcotraficante Carlos Ruiz Santamaría, El Negro, que huyó tras ser excarcelado, fue sometido a una dura y tensa jornada de interrogatorios a cargo del instructor y del fiscal José María Luzón, que se prolongó desde las 10 de la mañana hasta casi las nueve de la noche Según Europa Press, el juez ordenó en la comparecencia de la mañana callar a gritos al psiquiatra, después de que éste tratara de explicar que no consideraba raro guardar el dinero en el armario de casa, ya que su padre 'también lo había hecho'. Sobre esa hora, el teniente fiscal del Tribunal Supremo, José María Luzón, reclamó la prisión para Ángel Hebrero en la vistilla habitual para solicitar medidas cautelares tras los interrogatorios. La decisión fue apoyada por el acusador popular, José Mariano Benítez de Lugo, de la asociación Adade (Abogados Demócratas por Europa). La acusación popular pidió prisión atenuada eludible bajo fianza de entre 15 y 20 millones de pesetas.

Poco antes de la 10 de la noche, el instructor hacía pública su decisión de decretar la prisión de Hebrero, eludible bajo una fianza de 50.000 euros (8,3 millones de pesetas). El psiquiatra iba a ser enviado a la prisión de Alcalá-Meco (Madrid) ya que no se aceptó que sus abogados, Concha Méndez y Roberto Rodríguez, pagasen la fianza mediante un cheque ni se le permitió permanecer libre hasta el lunes para en ese plazo de tiempo poder pagar la fianza.

Durante su declaración, el psiquiatra justificó los 45.000 dólares (8,5 millones de pesetas) en efectivo encontrados en sobres que guardaba en el armario de su domicilio como ingresos procedentes de la consulta particular de psiquiatría que tenía abierta en su domicilio. Dicha actividad privada ha sido reconocida en sentencia firme de la Audiencia Nacional, por lo que el psiquiatra fue ayer suspendido de empleo y sueldo por Instituciones Penitenciarias, al existir incompatibilidad.

Fichero de clientes

A mediodía, el instructor ordenó que Hebrero fuera conducido a su domicilio para aportar su fichero de clientes, sobre el que fue interrogado por la tarde. El médico permanecía detenido e incomunicado desde la noche del miércoles, cuando terminó su primera jornada de declaraciones y los tres registros en su domicilio y en un apartamento.

Hebrero explicó que ejercía privadamente para más de 40 clientes, a los que habría pasado entre 200 y 250 consultas al año. Los 45.000 dólares hallados en su casa de la calle de Alberto Aguilera, de Madrid, más otras cantidades que totalizan alrededor de 10 millones de pesetas, y los seis millones sin justificar de su cuentas bancarias, serían cobros por esas consultas particulares.

Sin embargo, el instructor consideró que sus clientes no justificaban esos ingresos particulares ni que la mayoría de éstos fueran en dólares. En su resolución, explicó que Hebrero mantiene una actitud de obstrucción a la Justicia y que la denuncia de un abogado y el anónimo de siete páginas incorporado a la causa contiene indicios sólidos de un delito de falsedad en el informe sobre Carlos Ruiz Santamaría y otro de cohecho castigado con penas de dos a seis años de prisión.

En consecuencia, el instructor justificó la medida de prisión eludible bajo fianza, en el riesgo de fuga de Ángel Hebrero, la alarma social suscitada por el caso y su actitud de obstrucción a la Justicia.

Los abogados de los tres magistrados que excarcelaron a El Negro y que están inculpados en la causa y suspendidos de funciones por un supuesto delito de prevaricación solicitaron la libertad de Hebrero, petición que no fue atendida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de febrero de 2002