Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSOE e IU exigen la destitución de Torres Hurtado por la crisis del algodón

Cuevas y Alcaraz reclaman que Rajoy explique la actuación policial

El PSOE e IU quieren que el ministro del Interior, Mariano Rajoy, explique en el Congreso la actuación policial contra los algodoneros que se manifestaron el lunes en la estación sevillana de Santa Justa, motivo por el que exigen el cese del delegado del Gobierno en Andalucía, José Torres Hurtado. El socialista Antonio Cuevas y el portavoz de IU en el Congreso, Felipe Alcaraz, instaron al vicepresidente primero a que aclare los motivos por los que se produjo la carga policial.

Rajoy ofrecerá las primeras explicaciones, hoy, durante la sesión de control al Gobierno, ya que, según explicó Cuevas, la Junta de Portavoces aceptó por unanimidad incluir una pregunta del PSOE sobre esta materia en el orden del día, pese a que la iniciativa fue presentada fuera de plazo.

El diputado socialista denunció la 'desmesurada' y 'desproporcionada' carga policial contra los algodoneros que se manifestaban 'pacíficamente' en la estación de Santa Justa contra las limitaciones impuestas por el Gobierno al cultivo del algodón. Cuevas opinó que la actitud del delegado del Gobierno en Andalucía 'ha sobrepasado los límites razonables'. A su juicio, 'no es la primera vez' que Torres Hurtado actúa de esta manera, pero en esta ocasión, dijo, la carga policial 'pudo tener consecuencias mucho más graves', puesto que se llevó a cabo en un lugar cerrado como es la estación sevillana.

Cuevas, quien compareció junto a la diputada socialista por Sevilla Nazaria Moreno, subrayó le carácter pacífico de la manifestación e hizo hincapié en que los algodoneros únicamente esperaban una respuesta del Ministerio de Agricultura a su oferta de diálogo. 'Y la respuesta fue una carga', lamentó el diputado socialista, quien apuntó también que su grupo ha solicitado la comparecencia del ministro de Agricultura, Miguel Arias-Cañete, a quien acusó de favorecer los intereses de los grandes agricultores y de perjudicar a los pequeños productores.

El portavoz parlamentario de IU, Felipe Alcaraz, exigió el cese 'fulminante' de Torres Hurtado por la actuación de la policía, fruto, opinó, de la 'pérdida de nervios y de capacidad política' del delegado del Gobierno. Recalcó que esta actitud es 'constante' y que ya se había apuntado en el tratamiento a los mineros, a los estudiantes y a los inmigrantes, por lo que subrayó: 'Torres Hurtado aplica políticas de orden público posfranquistas que no estamos dispuestos a aceptar'.

También censuró Alcaraz la política desarrollada por Agricultura respecto a las subvenciones al algodón, cultivo que, en su opinión, 'está siendo observado por los cazaprimas, que huyen de otros cultivos y entran en el algodón, que no han cultivado nunca'. 'Son grandes agricultores que nunca han cultivado el algodón porque no tenía subvenciones y necesitaba mano de obra', continuó el dirigente de IU, quien lamentó que el Arias-Cañete haya propiciado que una minoría de grandes productores pueda 'abortar' el acuerdo entre el Gobierno 'y la gente pobre del campo'.

En contra la Junta salió la organización agraria Asaja, que acusó al Ejecutivo andaluz de 'manipular, utilizar y arengar' a los algodoneros para politizar el problema. El presidente regional de Asaja, Javier Ciézar, denunció un supuesto 'veto' de la Junta a su organización y culpó de la situación al consejero de Agricultura, Palino Plata, y a COAG (la organización convocante de las movilizaciones), a quienes calificó de 'asalariados del señor Chaves [Manuel Chaves, presidente de la Junta]'.

La única salida, según Asaja, al conflicto es que 'todo el sector haga una propuesta de autorregulación', alternativa que ya fue rechazada el pasado viernes por COAG, UPA y LAS cooperativas.

Ciézar confesó que el problema del algodón 'ha llegado demasiado lejos' y que 'la política ha terminado complicando la situación'. El responsable de Asaja hizo un llamamiento al diálogo.

La organización agraria también negó que existan 'fisuras' en su asociación y connivencia con el Gobierno central: 'Son premisas falsas creadas por unos para justificar que ya se ha situado en un bando'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de febrero de 2002