Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La compleja venta de Coosur

La compañía aceitera acumula pérdidas de 15 millones de euros en los últimos 18 meses

La privatización de la aceitera pública Coosur ha entrado en su recta final. Tras una espera de una década, varias empresas españolas y una portuguesa han recibido en los últimos días el cuaderno de venta para conocer la situación de la sociedad. Los compradores tienen un plazo hasta el próximo 5 de marzo para hacer una oferta no vinculante por la misma. Para el Estado, Coosur vale varios miles de millones de pesetas. Para el sector, la empresa, dominada por los números rojos, no vale nada.

La Administración concederá prioridad a las ofertas que se comprometan a mantener la actividad de firma

Pérdidas del último ejercicio de unos 11,57 millones de euros (1.925 millones de pesetas); 120 trabajadores; inmuebles valorados en unos 18 millones de euros (3.000 millones de pesetas); plantas en Vilches, Puente del Obispo y Tarancón; dos plantas de cogeneración y créditos por importe superior a los 30 millones de euros (5.000 millones de pesetas); una cuota de mercado en el entorno del 5%; y una conocida marca, Coosur.

Ésta es la carta de presentación de Coosur, a la que la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales(SEPI) ha colgado el cartel de en venta. En medios de la SEPI se cree que la firma puede valer varios miles de millones de pesetas. Para los compradores, Coosur no vale nada en su actual situación. Con los números rojos generados en los últimos ejercicios, la SEPI tiene clara su intención de vender la empresa desde una postura abierta a la negociación. Los vendedores, al margen del precio, pondrán como condición irrenunciable que los compradores mantengan la marca, el empleo, el tejido industrial, una política de calidad en el aceite y un proyecto de futuro.

Los grupos que optan a la compra de Coosur son los siguientes:

SOS. No ha declardo sus intenciones de comprar. El reto del grupo es sacar adelante Koipe. Está sobrado de marcas, instalaciones y créditos, y Coosur, en principio, no aportaría nada.

Migasa. Tampoco se presenta como comprador. Hoy su objetivo es consolidar su crecimiento tras la compra de La Masía y su acuerdo con Ybarra.

Aceites del Sur. De esta compañía nunca ha estado claro en el sector si compraba o estaba en venta. Tiene ya marca con La Española e instalaciones suficientes para su mercado.

Borges. Es una de las más interesadas en la compra. Posee una red en el exterior, pero en España su peso se concentra en Cataluña. Coosur le aportaría lo que le falta, es decir, proyección con una marca e instalaciones en toda España.

Aceites Toledo. Tiene instalaciones suficientes para sus necesidades. Coosur le aportaría, a esta compañía también, algo que le falta, una marca. Es un potencial comprador, pero no a cualquier precio.

Agribética / Nutrinveste. Los portugueses acaban de adquirir unas buenas instalaciones a Agribética, una empresa especializada en la venta de aceites baratos. Coosur aportaría marca y volumen para entrar con fuerza en el mercado español.

Hojiblanca. Es la cabecera de una oferta de varios grupos cooperativos. Coosur aportaría instalaciones y una marca.

Caja Rural de Jaén. La entidad financiera sería la cabecera para una oferta de varios grupos cooperativos de la provincia.

Ybarra. No se ve como un posible comprador. Coosur, en principio, no le aportaría nada.

Agrolimen. Se trata de un gran grupo agroalimentario diversificado, ajeno al sector del aceite, para quien Coosur le supondría entrar con una industria y un mercado ya montados. Sería un posible comprador.

Ebro Puleva, por su parte, no se ha presentado para la compra de Coosur. El grupo ha salido escaldado de su aventura en el aceite bajo la marca Puleva, con la salud como argumento, donde ha hecho fuertes inversiones sin el éxito esperado. Sus miras van por la vía de operar en el aceite, pero con Puleva Biotech, y ofreciendo más valor añadido. Sus responsables no ven hoy en el aceite un buen negocio. En medios cercanos a la Administración hay interés por convencer a Leche Pascual de apostar por Coosur, al parecer con escaso éxito. Tomás Pascual no cree en el aceite como negocio. Un grupo de ex directivos de Coosur buscan un grupo industrial para encabezar una oferta.

Finalmente, y según diversas fuentes, ha mostrado interés por Coosur el responsable de Central Lechera Asturiana, Pedro Astals.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de febrero de 2002