Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero presenta un duro diagnóstico sobre el incremento de la inseguridad

Defender la seguridad ciudadana y establecer criterios muy estrictos contra la criminalidad no es un asunto propio del PP, sino que es una bandera que quiere levantar el PSOE, según explican sus dirigentes. Sobre esta premisa, el secretario general de los socialistas, José Luis Rodríguez Zapatero, emprende desde el lunes una campaña de 'exigencia y denuncia' al Gobierno por haber permitido el deterioro de la seguridad de los ciudadanos, deterioro que relaciona con el descenso de las políticas sociales y el aumento de la marginalidad.

'Ninguna impunidad contra el crimen' y todas las garantías para defender de la delincuencia a los más desfavorecidos es la máxima con la que ha trabajado un equipo de socialistas, con ayuda de expertos en la materia, cuyas propuestas concretará el PSOE en sus programas electorales municipales. Antes de presentar su proyecto, los socialistas han decidido exigir al Gobierno planes de choque urgentes contra la inseguridad y la vigilancia desde el Parlamento de la proliferación de la seguridad privada.

El trabajo de varios meses de un equipo experto en Seguridad ciudadana del PSOE, encabezado por el diputado Victorino Mayoral y el senador Juan Barranco, junto al portavoz constitucional socialista, Diego López Garrido, la secretaría de Libertades Públicas, que dirige Juan Fernando López Aguilar, y otras ocho personas, ha realizado un diagnóstico y apuntado una serie de propuestas que Zapatero dará a conocer cuando lo crea oportuno, que no será antes de las elecciones municipales de 2003.

Ahora quiere divulgar sus datos sobre la situación de la seguridad ciudadana. La referencia siempre es desde 1996, cuando el PP llegó al poder. En el informe socialista se afirma que España tiene la tasa de homicidios más alta de Europa, con un 2,6% por cada 100.000 habitantes, y el aumento de la criminalidad urbana creció un 7% entre 1996 y 2001.

'Impunidad cero'

El propio concepto de 'Ninguna impunidad contra el crimen', que internamente se conoce como 'impunidad cero', lleva consigo un endurecimiento de las penas y el sentido más estricto en la obligación de su cumplimiento. 'Se trata de compatibilizar la rehabilitación y la prevención con la dureza contra el crimen', señalan miembros de esa comisión. '¿A qué se debe el creciente deterioro de la seguridad ciudadana?'. Ésta es la pregunta que el miércoles formulará en el pleno del Congreso el líder del PSOE al presidente del Gobierno, José María Aznar. Y le seguirá el portavoz parlamentario, Jesús Caldera, dirigiéndose al ministro del Interior, Mariano Rajoy, al que acusará de no tomar 'las medidas necesarias para frenar el incremento de la delincuencia'. Después, los socialistas destacarán la preocupación sobre la inseguridad en Valencia. Al final, la parlamentaria María José López González considerará fracasado el Plan Policía 2000.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de febrero de 2002