Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los jueces piden a la Policía que localice a la mujer de 'El Negro'

El magistrado del Tribunal Supremo Julián Sánchez Melgar, instructor de la querella contra los tres jueces de la Audiencia Nacional que excarcelaron al narco Carlos Ruiz Santamaría, El Negro, ha pedido a la Policía Judicial que localice a Mónica Amat Alonso, esposa del presunto narcotraficante, para citarla como testigo en la causa.

La mujer no ha sido encontrada en los dos domicilios que figuran como residencias del matrimonio, una en Madrid y otra en la sierra de Guadarrama. Mónica Amat estaba en avanzado estado de gestación cuando su marido huyó el pasado diciembre, tras ser puesto en libertad.

En la Audiencia Nacional, el presidente de la Sala de lo Penal, Siro García, ha pedido al Consejo General del Poder Judicial que nombre a tres magistrados en comisión de servicios ante la 'grave situación' originada por la suspensión de los tres magistrados que excarcelaron a El Negro.

Por su parte, el compañero de Carlos Ruiz Santamaría en la cárcel de Valdemoro, Sigifredo Quintero López, declaró ayer ante el instructor del Supremo que el comportamiento de El Negro 'era muy irregular' y que le manifestó que 'algún día podía aparecer colgado porque se encontraba mal'.

Quintero López declaró que no creía que Santamaría pagara dinero por el informe del psiquiatra, porque no le consta que tuviera medios económicos. En ese sentido, comentó que Santamaría le dijo que era inocente y que si le ponían una fianza de más de cinco millones no podría salir. No cree que El Negro tuviera problemas con sus compañeros de módulo y le consta que el médico le recetaba pastillas.

El testigo añadió que no se han oído rumores en la prisión sobre que Ruiz Santamaría hubiese pagado al psiquiatra por el informe. Cuando esa información salió en la televisión, todo el mundo comentó que no era cierto. 'Pagar no corresponde con la fachada de Santamaría', dijo a preguntas del instructor, y añadió que él fue testigo 'de la mala situación psiquiátrica que atravesaba' el narco, así como de su 'mala situación económica'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de febrero de 2002