Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía pide un control férreo del presunto 'narco' puesto en libertad

Solicita que se eleve la fianza de cinco millones a Ruiz de Santamaría

La Fiscalía Antidroga ha dirigido un escrito a la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional en el que pide que se endurezcan las medidas de control sobre Carlos Ruiz de Santamaría, el presunto enlace en España de dos carteles colombianos que fue liberado el sábado. El fiscal quiere que se eleve la fianza de cinco millones y que se le obligue a comparecer diariamente en un juzgado. El supuesto capo fue liberado debido a que sufre un trastorno bipolar con tendencias suicidas, una dolencia muy común entre los presos.

La Sección Cuarta decidió poner en libertad bajo fianza de cinco millones a Ruiz de Santamaría, alias El Negro, tras recibir un informe de un médico psiquiatra de la prisión madrileña de Valdemoro, donde permanecía encarcelado desde el 9 de julio de 1999. El informe señalaba que el presunto narcotraficante padece un 'trastorno bipolar de la conducta', para el que recomendaba tratamiento ambulatorio.

El tribunal optó por poner en la calle al presunto narcotraficante tras examinar un recurso de súplica interpuesto por Ruiz de Santamaría en contra de la orden de prisión que el juez Baltasar Garzón dictó contra él y otros 37 detenidos en la denominada Operación Temple, en la que fueron requisadas más de 10 toneladas de cocaína.

Los jueces ordenaron su puesta en libertad bajo fianza con la obligación de que comparezca cada 15 días en el juzgado más cercano a su lugar de residencia y de que justifique adecuadamente que está recibiendo el tratamiento ambulatorio impuesto.

La Fiscalía Antidroga ya no puede recurrir la decisión, motivo por el que ha elaborado el escrito en el que solicita a la Sección Cuarta una aclaración sobre la interpretación de algunos puntos del auto de libertad. Además, pretende que se celebre una nueva vista a fin de que se eleve sustancialmente la cuantía de la fianza impuesta a Ruiz de Santamaría (una de las más bajas fijadas en otros precedentes similares) y para que se le obligue a comparecer diariamente en el juzgado.

Una dolencia muy común

Los fiscales antidroga también pretenden que El Negro sea reconocido por dos médicos forenses y que sea la propia sección la que controle, a través del centro adecuado, la evolución de la enfermedad que padece que, según fuentes jurídicas, es un trastorno depresivo que sufre 'cerca del 90% de la población reclusa'. Fuentes de la Audiencia Nacional señalaron que el informe psiquiátrico fue solicitado por la propia Fiscalía Antidroga, que, no obstante, reclamó que fuera efectuado por un médico forense.

Las citadas fuentes precisaron que el informe del psiquiatra de Valdemoro en ningún momento recomendaba la liberación de Ruiz de Santamaría, por lo que podría haber sido ingresado en un centro psiquiátrico penitenciario para recibir tratamiento. Las mismas fuentes resaltaron, además, el perfil de persona 'muy peligrosa' de Ruiz de Santamaría. Así, indicaron que algunos de los procesados que colaboraron en distinta medida en la causa han manifestado tener miedo a las posibles represalias de El Negro.

La Fiscalía Especial Antidroga, en su escrito de acusación contra los 38 procesados en la operación Temple, que comenzará a ser juzgados el próximo día 14, solicita para Ruiz de Santamaría una condena de 60 años de prisión y el pago de una multa de 69.000 millones de pesetas, al considerarle uno de los responsables de una organización colombiana que mantenía conexiones con otros grupos radicados en España para el transporte y distribución de cocaína.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de diciembre de 2001