Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
POLÉMICA JUDICIAL

Se fuga el 'narco' a quien los jueces liberaron tres semanas antes del juicio

El fiscal pedía para Carlos Ruiz de Santamaría, 'Carlos el Negro', 60 años de cárcel

Carlos Ruiz Santamaría, considerado el "consejero delegado" del cártel de Cali en España, se ha fugado despues de que los jueces le pusieran en libertad bajo fianza tres semanas antes de su juicio. La Audiencia Nacional ha dictado una orden internacional de busca y captura e ingreso en prisión contra este presunto narcotraficante, para quien el fiscal pedía una pena de 60 años. Se le acusa de introducir en España 13 toneladas de droga.

La libertad con fianza de cinco millones, se adoptó el 22 de diciembre motivado por un informe médico psiquiatra de la prision de Valdemoro, en Madrid, en el que se aconsejaba para el presunto narcotraficante un tratamiento ambulatorio, aunque no la excarcelación, porque sufría "un trastorno bipolar".

"Este tipo de incidentes en la conducta vienen provocados por la permanencia en prisión, por el estrés acumulado, y tiene graves consecuencias familiares y sociales", decía el informe medico.

Los jueces de la sección cuarta de la Audiencia Nacional señalaron que adoptaban la libertad "atendiendo a consideraciones humanitarias, y a que la enfermedad aparece como elemento neutralizador del riesgo de fuga".

El cambio de criterio del Tribunal se ha producido después de recibir un informe de la Policía en el que se afirma que Ruiz de Santamaría no ha sido encontrado en el domicilio que facilitó a la Sala tras ser puesto en libertad el pasado sábado, bajo fianza de cinco millones de pesetas.

En su día, fuentes de la misma Audiencia consideraron "un escándalo" la excarcelación y, al mismo tiempo, un agravio comparativo porque todavia permanecen en la carcel 26 personas relacionadas con el alijo de cocaina por el que fue encarcelado Ruiz Santamaría.

Su detención se produjo en el marco de la operación Temple, en la que fueron requisadas 12 toneladas de cocaína y 208 kilos de heroína en el barco Tammsaare, en julio de 1999. La Fiscalía pide para él 60 años de prisión y 60.000 millones de pesetas de multa.

Se le considera un importante enlace entre los cárteles de la droga colombianos, y los grupos radicados en España para el transporte y distribución de la droga.

El Consejo General del Poder Judicial ha abierto una investigación de las circunstancias en que el narcotraficante se ha fugado. El órgano de Gobierno de los jueces ha emitido una nota de prensa en la que el presidente del CGPJ, Francisco Hernando, "ha ordenado con esta fecha la apertura de una información previa por el Servicio de Inspección del propio Consejo sobre las circunstancias que han determinado la producción de estos hechos".

Críticas a la decisión de los jueces

La fiscalia antidroga, que solicitaba 60 años de carcel por su responsabilidad en este alijo, alertó del riesgo de fuga y pidió mayores medidas para controlar la libertad de presunto narcotraficante. Según fuentes de esta institucion, el peligro no solo aparecía en la posible fuga del presunto delincuente, sino en las represalias que podria adoptar contra las personas que han declarado en la causa.

La Plataforma Galega contra el Narcotráfico consideró "una burla" la puesta en libertad bajo fianza de Ruiz de Santamaría, en un escrito dirigido al presidente de la Audiencia Nacional y al Fiscal General del Estado.

En el mismo sentido, la presidenta de la Plataforma de Madres contra la Droga, pidió la apertura de una investigación para determinar las circunstancias por las que se produjo la puesta en libertad, que consideró "gravísima".

Sin embargo, el portavoz de la Asociación Jueces para la Democracia, Miguel Carmona, ha salido en defensa de los los magistrados: "Si ellos hubieran tenido datos de que se iba a escapar, no hubieran adoptado la decisión de ponerle en libertad bajo fianza", ha indicado el portavoz.

Recusación al juez Garzón

El presunto narcotraficante Carlos Ruiz Santamaría recusó hace un año al juez Baltasar Garzón, instructor de la operación Temple, con el argumento de que el juez había perdido imparcialidad para investigar la causa, al haber aparecido datos del sumario que no conocían las partes en su biografía Garzón: el hombre que veía amanecer, escrito por la periodista Pilar Urbano.

El abogado de Ruiz Santamaría, Luis Carmona, explicó entonces que en el libro aparecen datos que las partes ignoran porque la instrucción se realizó bajo secreto de sumario.

Más información