Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La tasa de temporalidad laboral valenciana es la quinta más alta de España

Este tipo de contratos se triplica desde 1987

Una de las principales críticas sindicales es que la última etapa de creación de empleo no se ha traducido en un descenso de la temporalidad (contratación temporal y a tiempo parcial). La elevada tasa de este parámetro es una de las denuncias recurrentes de los sindicatos valencianos, que además, la relacionan con la siniestralidad laboral.

Los datos recopilados a finales de 2000 situaban a la Comunidad como sexta autonomía con mayor tasa de temporalidad, con un 36,2%. Las cifras facilitadas ayer indican que Castilla-La Mancha salió del pelotón de cola y que la Comunidad se situó en quinto lugar. Andalucía, Murcia, Extremadura y Canarias son las cuatro autonomías con una tasa de temporalidad más alta que la valenciana, según la información que Manpower ha elaborado a partir de los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). En la parte alta de la tabla se encuentran Madrid, con una tasa del 20%, La Rioja (23%) y Cataluña, con el 25%.

Los datos del estudio indican que este factor aumentó un 75% entre 1987 y el año pasado; la Comunidad ha pasado de tener una tasa de temporalidad del 21% al 37% en los últimos 14 años.

El estudio, en cualquier caso, también subraya que la temporalidad valenciana ha moderado su crecimiento en los últimos años. Así, mientras que entre 1994 y 1997 este registro superó la tasa del 40%, la última etapa de expansión económica se tradujo en una moderación de la temporalidad. 1995 fue el año que registró el peor dato y casi 'la mitad de los asalariados disponía de contrataciones temporales'.

En 1987, la Comunidad concentraba el 13,5% de los contratos temporales de España, tres puntos porcentuales por encima del total de asalariados. Un porcentaje que se ha reducido, pero que mantiene 'su posición relativa' al acumular el 12,7% de los trabajadores temporales y un 10,9% de los asalariados. El estudio también explica que aunque la máxima tasa se alcanzó en 1995, al igual que en el resto de España, ésta ha disminuido nueve puntos desde entonces, 'aunque hubo un leve retroceso en 2001'.

Otro aspecto que destaca el estudio es que la contratación indefinida cayó durante el periodo 1988-1991. Descenso que se agudizó 'durante la recesión de 1992 y 1994'-cuando la cifra de contratos temporales subió un 10% frente a un 4% en España-, mientras que entre 1995 y el año pasado este tipo de contratación creció. El informe defiende una 'sostenida mejora' a partir de 1995.

Desde 1987, la Comunidad casi ha triplicado la contratación temporal y si ese año se contabilizaron 168.000 asalariados en esta situación, la cifra alcanzó los 463.000 en 2001.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de febrero de 2002