Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ovación para los jueces suspendidos

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional en pleno despidió ayer a los magistrados Carlos Cezón, Juan José López Ortega y Carlos Ollero, suspendidos en sus funciones por acuerdo del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), tras ser admitida por el Tribunal Supremo una querella contra ellos.

El CGPJ notificó a primera hora de la tarde la resolución por la que se hizo efectiva la suspensión y que supone que a partir de ahora cobrarán el 75 % de su sueldo base. Los magistrados recibieron la noticia con serenidad y dignidad, según los presentes.

Tras la comunicación, la planta de la Audiencia en la que se encuentra la Sección Cuarta fue invadida por sus compañeros magistrados, fiscales, funcionarios y amigos que fueron a manifestarles su apoyo. Los magistrados de otras secciones y jueces de instrucción como el propio Baltasar Garzón acudieron a darles un abrazo.

Poco a poco, en medio de una gran emoción, los magistrados suspendidos se fueron despidiendo, pero en la puerta de la Audiencia Nacional se formó una manifestación espontánea de aliento dirigida por el presidente de la Sala de lo Penal, Siro García, que acudió a la cita a pesar de encontrarse convaleciente de una intervención quirúrgiga.

La emoción se desbordó y se sucedieron los besos, abrazos, lágrimas y palabras de apoyo y consuelo. El grupo rompió en una ovación hacia los magistrados suspendidos, que agradecieron la solidaridad recibida y abandonaron la zona a pie.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de febrero de 2002