Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas busca la implicación de empresarios y sindicatos para impulsar la economía catalana

Cataluña recibirá más de 12.000 millones de euros en inversiones públicas hasta 2005

El conseller en cap de la Generalitat, Artur Mas, y el consejero de Economía, Francesc Homs, se esforzaron ayer para meterse en el bolsillo al mundo empresarial, sindical y universitario. Sus representantes fueron llamados al Palau de la Generalitat, donde Mas les lanzó un guante: acordar antes de tres meses medidas que favorezcan el desarrollo de infraestructuras, la internacionalización de las empresas y la mejora del mercado laboral. Los asistentes acogieron positivamente la iniciativa, pero los sindicatos echaron en falta más medidas sociales.

A menos de dos años de las próximas elecciones autonómicas en Cataluña, Artur Mas puso ayer sobre la mesa siete objetivos que marcarán la agenda del debate propuesto a los interlocutores del mundo económico y empresarial. Su convocatoria responde al compromiso adoptado hace dos meses tras el polémico documento del Círculo de Economía que alienta a aumentar la inversión.

Entre estas prioridades figura el desarrollo de las infraestructuras, cuyas insuficiencias la Generalitat achaca a un déficit histórico de inversión de la Administración central. El Gobierno catalán prevé una inversión conjunta con el central en obras públicas e infraestructuras medioambientales que, hasta 2005, supera los 12.000 millones de euros.

El gasto en investigación y desarrollo (I + D), que con relación al PIB (1,2%) se ha quedado rezagado respecto a Madrid (1,6%), es otro aspecto en el que Mas quiere hacer hincapié. El Ejecutivo catalán también considera 'insuficiente' lo que invierten las empresas en formar a sus trabajadores, que no supera el 0,2% del valor añadido bruto (VAB) que generan. El documento insiste en la mejora de la calidad del mercado laboral catalán, en la necesidad de ayudar a las empresas a crecer y ser más competitivas.

Sin músculo financiero

En la reunión, explicó Mas, se abordó igualmente la necesidad de potenciar las relaciones empresariales con el exterior, principalmente con China, y el aprendizaje de lenguas extranjeras -el inglés, sobre todo.

Mas admitió que el abanico de preocupaciones de los asistentes es más amplio: potenciar el espíritu emprendedor y un verdadero centro financiero catalán como base para impulsar todo tipo de políticas económicas, además de la eterna comparación entre Cataluña y Madrid. El conseller en cap quitó hierro al asunto y aseguró que la comparación entre las dos capitales se mencionó de puntillas.

El conseller en cap explicó que la reunión sirvió para entablar un primer contacto con todos los agentes involucrados en el mundo económico y empresarial para ponerse de acuerdo y decidir juntos si 'se está haciendo lo que se debe'. Alguno de los presentes en la reunión aseguró que Mas adoptó cierto tono autocrítico sobre la responsabilidad del Gobierno catalán en los puntos débiles actuales de la economía catalana, un ejercicio del que, sin embargo, no exculpó a empresas, sindicatos e instituciones.

La Generalitat ha fijado un plazo máximo de tres meses para que sus interlocutores reflexionen acerca de las propuestas y para concretar medidas. Algunos convocados estimaron positivo el encuentro. El presidente de la patronal de pequeñas empresas Fepime, Eusebi Cima, calificó la reunión de 'muy fructífera' por el interés de Mas en involucrar al mundo empresarial en sus decisiones. Desde el ámbito sindical, Joan Coscubiela, secretario general de CC OO en Cataluña consideró 'necesario' el encuentro entre representantes de 'intereses diferentes, pero compartidos'. Coscubiela pidió que se tengan en cuenta aspectos como la vivienda o la inmigración.

El secretario general de UGT de Cataluña, Josep Maria Álvarez, también presente, propuso por escrito al presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, que se acuerde un plan de choque contra el aumento del paro en Cataluña. Álvarez propone medidas para ampliar la cobertura de los parados y reforzar la formación profesional.

Entre los 22 asistentes, figuraban también los presidentes de Fomento del Trabajo, Joan Rosell; de Gas Natural, Antoni Brufau; de la Bolsa de Barcelona, Joan Hortalà, y de la Fira, Jaume Tomàs; el director general de IESE, Jordi Canals; el vicepresidente de Barcelona Centre Financer, Antoni Serra Ramoneda; el director del Instituto de Empresa Familiar, Fernando Casado; el director general de ESADE, Carlos Losada; el rector de la Universidad Politécnica de Cataluña, Jaume Pagès, y el vicepresidente de la Cámara de Barcelona, Enric Crous.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de febrero de 2002