Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salt Lake City conecta con Barcelona

SchlumbergerSema gestiona desde España el soporte tecnológico de los Juegos Olímpicos

Un sonriente Cobi en su despacho de director general le recuerda a Xavier Roig cómo pasa el tiempo. Diez años, nada más y nada menos, desde aquellos Juegos Olímpicos de Barcelona-92 que les lanzaron a la aventura de proveer software de gestión de servicios en eventos deportivos. Hoy, aquella singladura ha llegado a su punto culminante: cuando el próximo viernes se levante el telón en Salt Lake City (Utah, EE UU), será desde sus instalaciones en la ciudad condal que la firma SchlumbergerSema dirigirá por vez primera el operativo tecnológico de unos Juegos Olímpicos.

Con una facturación prevista para este año, por contratos ya firmados, de 31,3 millones de euros (frente a los 27,8 millones de 2001) la división Grandes Eventos de SchlumbergerSema mantiene una posición privilegiada en el sector. Tal y como ha sido en las 13 competiciones de alto nivel en las que han trabajado a lo largo de la década, también para estos Juegos de Invierno los técnicos de esta unidad (165 en la central barcelonesa y 15 en Madrid) han desarrollado medio centenar de aplicaciones personalizadas para los sistemas de gestión (acreditaciones, transporte en la villa olímpica, llegadas y salidas de atletas y delegaciones, ticketing, alojamiento), y de información y resultados centrales.

La división de Grandes Eventos, con una facturación prevista de 31,3 millones de euros, mantiene una posición privilegiada en el sector

Será en este ámbito donde presentarán los últimos avances en tecnología fácil (pantallas táctiles), como terminales para periodistas con información al segundo de las pruebas, o quioscos de información virtual (los Info 2002) en los que la familia olímpica podrá consultar previsiones meteorológicas, resultados y hasta el horario del siguiente autobús. Pero el reto que en estos juegos han asumido los hombres de Roig es mucho mayor. Desde que en 1998 pasase a ser socio mundial del Comité Olímpico Internacional (COI) para el área de Tecnología de la Información (TI), SchlumbergerSema lidera y gestiona el consorcio de los 15 grandes proveedores olímpicos que dan cobertura a todos los ámbitos tecnológicos (entre los cuales Panasonic, Samsung, Xerox, Kodak, Seiko, AT&T) de cada competición. En sus laboratorios de desarrollo y producción de Barcelona late hoy el corazón software de Salt Lake City (como lo hará el de Atenas, Turín y Pekín).

Un éxito en Salt Lake City puede suponer para la firma americanofrancesa un fabuloso trampolín para situarse en el núcleo duro de las grandes empresas internacionales de integración global de sistemas y consultoría, un objetivo, éste, que el director general de Grandes Eventos aspira a materializar en un par de años. 'El gran mérito del integrador de sistemas es saber recoger el kno-whow de firmas muy especializadas y gestionarlo de tal manera que la suma dé siempre más de cien. Lo complicado es detectar los problemas y su gravedad lo más objetivamente posible y ser lo suficientemente ágiles para tomar la decisión adecuada y materializar a tiempo la solución en software', asegura Roig.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de febrero de 2002