La ampliación del puerto de Altea pone en peligro la playa de L'Alfàs del Pi

Ecologistas y vecinos se oponen al proyecto del PP que contempla 300 nuevos amarres

El proyecto de ampliación del puerto de Altea destruirá la playa del Albir, en el término municipal de L'Alfàs del Pi, según denuncian los vecinos y grupos ecologistas. Los informes técnicos previos advierten de que la ampliación de la instalación portuaria comportará 'una gran erosión de las playas del sur, que podrían llegar a desaparecer'. El Ayuntamiento de L'Alfàs del Pi y los vecinos han iniciado una campaña de recogida de firmas para paralizar la iniciativa. Por su lado, el alcalde de Altea, Miguel Ortiz, del PP, asegura que 'el impacto ambiental será minimo'.

La ampliación del puerto de Altea, cuya inversión supera los 60 millones de euros (unos 10.000 millones de pesetas), contempla ampliar con 300 nuevos amarres portuarios la capacidad de la instalación. Para ello se construirá un nuevo dique de 300 metros de largo, hacia el sur. Además, el proyecto, remitido a la Consejería de Obras Públicas para su exposición pública y presentación de alegaciones, también comportará la prolongación del paseo marítimo desde Sant Pere a la playa del Albir, la construcción de mil aparcamientos de vehículos y una zona de uso turístico-cultural que albergará restaurantes, galerías, discobares, tiendas y una escuela de vela.

El Ayuntamiento de Altea y la empresa promotora calculan que en dos años podrían comenzar las obras. Sin embargo, la iniciativa ha provocado un fuerte rechazo en la comarca. El Ayuntamiento de L'Alfàs del Pi, que preside el independiente Antoni Fuster, ha encargado varios informes sobre el impacto medioambiental de esta ampliación para estudiar presentar un recurso ante los tribunales.

Francesc Pérez, concejal y portavoz de gobierno en L'Alfàs, lamentó el 'oscurantismo' del Ayuntamiento de Altea en esta iniciativa, que según sus informes técnicos, tendría unas 'graves consecuencias' para el litoral. 'Aquí hacen falta más playas y preservar el medio ambiente, y menos puertos deportivos para yates de lujo', dijo Martínez, quien recuerda que una plataforma cívica, que defiende la protección de la playa del Albir, ha emprendido una campaña de recogida de firmas.

En este sentido, el portavoz de Adena WWF en Alicante, Miguel Ángel García, explica que en esta zona de litoral hay 'comunidades biológicas que se verán afectadas'. Según los estudios realizados por la agrupación conservacionista, 'la turbidez, sedimentación y contaminación por el incremento del tráfico marítimo previsto se trasladarán por el efecto de las corrientes, y la afección será superior', explica el portavoz de Adena WWF, que calcula que la nueva instalación portuaria afectaría a unas 32 hectáreas de las praderas de posidonia. También recuerda que la presencia de 'cromo, cadmio, zinc, cobre y plomo se verá más que duplicada, al igual que su impacto'.

Miguel Ángel García concluye el análisis del proyecto asegurando que 'más que de una ampliación del puerto estamos hablando de una duplicación de su extensión, lo que incumple el plan de puertos de la Comunidad Valenciana'. Según pronostica Adena WWF, 'las corrientes marinas se verán afectadas y se alterarán los fondos y las comunidades costeras al sur, y en la playa del Albir habrá una pérdida de arena continuada'.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El proyecto de ampliación del puerto de Altea y la situación del litoral serán objeto de un análisis, esta tarde a las 20 horas, en una mesa redonda que se celebrará en la Casa de Cultura de L'Alfàs del Pi, y en la que participarán ecologistas y vecinos.

Una vista del litoral de Altea, con el puerto, en una imagen reciente.
Una vista del litoral de Altea, con el puerto, en una imagen reciente.OLIVARES NAVARRO

El impacto será mínimo

El alcalde de Altea, Miguel Ortiz, defiende la ampliación del puerto deportivo por su dimensión turística y económica para consolidar su oferta como un destino naútico de lujo. 'Será bueno para Altea y toda su comarca', aseguró el primer edil, quien recuerda cómo se han realizado seis modificaciones distintas de las propuestas iniciales para conseguir que 'la afección sea nula, y el impacto medioambiental, el menor posible', teniendo en cuenta la riqueza medioambiental de los fondos marinos de la zona. Según el alcalde si la ampliación del puerto de Altea supone 'destruir la playa del Albir o el Cap Blanc, estén todos tranquilos que no se hará'. El Ayuntamiento ha remitido los planos y el proyecto a la Consejería de Obras Públicas de la Generalitat, que emitirá los informes correspondientes y se abrirá un proceso de exposición pública y presentación de alegaciones.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS