Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La rehabilitación de la plaza de Lesseps costará 30 millones de euros

Las obras empezarán el próximo mes de marzo

Barcelona se dispone a recuperar la plaza de Lesseps como el espacio de encuentro cívico que fue en otro tiempo para los ciudadanos del barrio de Gràcia, antes del desaguisado causado por el primer cinturón de ronda, la actual Ronda del Mig. Las obras de reforma de la plaza empezarán en marzo y se realizarán en tres fases. El final esta condicionado a la ejecución de la línea 9 del metro, que tendrá en Lesseps una estación de enlace con la línea 3.

La reforma costará 30 millones de euros, que se emplearán en mejorar las conexiones viarias suprimiendo la actual encrucijada de pasos subterráneos y pasarelas, lo que permitirá ganar un 75% de zonas verdes y la creación de una plaza -entre Príncep d'Astúries y Torrent de l'Olla- de 8.720 metros cuadrados, equivalente a la de la avenida de la Catedral. Pese a tratarse de un nudo viario por el que circula diariamente gran cantidad de vehículos, los trabajos se han planificado de forma que no entorpezcan demasiado el tráfico. Mientras duren las obras se podrá circular por los dos carriles del tronco central de la Ronda del Mig.

La complejidad de la operación de racionalizar el trazado de los viales que surcan la plaza y su elevado coste habían ido retrasando su ejecución. Ahora, además, coincide con la construcción de la línea 9 del metro, que obligará a acometer los trabajos en varias fases, lo que dilatará aún más el calendario previsto inicialmente. Pero cuando todo concluya, la plaza de Lesseps y su entorno quedarán irreconocibles. Del lado mar habrá una nueva plaza con una grada que salvará el pronunciado desnivel y que en su punto más alto tendrá cuatro metros. Del lado montaña, entre las calles de la Mare de Déu del Coll y la República Argentina se levantará una monumental biblioteca en el solar de las antiguas cocheras de TMB.

Edificio impactante

El autor del proyecto, el arquitecto Josep Llinàs, ha ideado un edificio impactante para un entorno que lleva años pendiente de urbanizar. A su alrededor habrá una nueva zona verde que contribuirá a dar amplitud a la plaza. Está previsto eliminar las pasarelas que se encuentran junto a la escuela Rius i Taulet para integrarla también a la plaza.

El teniente de alcalde de Urbanismo, Xavier Casas, y los concejales de los distritos de Gràcia y Sarrià-Sant Gervasi, Ferran Mascarell y Carles Martí respectivamente, además del gerente del Instituto Municipal de Urbanismo, Alfredo Jorge Juan, quisieron dejar constancia, asistiendo a la presentación del proyecto, de la importancia que tiene para el gobierno municipal esta actuación. Mascarell dijo: 'Permitirá coser los barrios de ambos lados del distrito cerrando la herida histórica que causó la ronda'.

Todos coincidieron en la necesidad de no prolongar por más tiempo la reordenación de este nudo viario que, tal como se proyectó en tiempos del alcalde José María de Porcioles, resulta altamente ineficaz para el tráfico y todavía peor para los peatones, con espacios infrautilizados, como la parcela situada frente a la iglesia de los Josepets, cuyas aceras se ampliarán para convertirla en una rambla.

La nueva plaza de Lesseps se articulará a partir de dos viales que la cruzarán por la superficie en sentido Besòs-Llobregat y mar-montaña, simplificando la circulación y mejorando sustancialmente los accesos de los peatones. Entre las mejoras anunciadas ayer figuran los nuevos accesos a la Ronda del General Mitre desde República Argentina; la calzada lateral (lado mar), que tendrá continuidad por la superficie para conectar con Príncep d'Astúries, y la avenida del Hospital Militar. La circulación rodada podrá cruzar la ronda también por la superficie desde Mare de Déu del Coll hasta Torrent de l'Olla, en sentido montaña-mar. La conexión entre República Argentina y Príncep d'Astúries se ampliará para poder construir debajo el vestíbulo de acceso al metro de las líneas 3 y 9. De esta forma, la circulación procedente de Major de Gràcia podrá discurrir también a ras de suelo.

Casas reconoció ayer que la duración de las obras de la segunda fase, que afectarán a un tercio de la plaza, dependerán de las del metro de la línea 9, por lo que no quiso aventurar una fecha de inicio y mucho menos una de finalización. Pero cuando todo acabe, de la plaza actual -un nudo viario con un minúsculo espacio verde al que cuesta llegar- sólo quedará el recuerdo de un tiempo de nula receptividad social, que impuso un proyecto contra viento y marea pese a la campaña cívica que, todavía en pleno régimen franquista, se desató en su contra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de enero de 2002