Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

López Morales aprueba los andalucismos que hay en el Diccionario

El lingüista da una conferencia en Sevilla

El secretario de la Asociación de Academias de la Lengua Española, Humberto López Morales, dio ayer la razón en Sevilla a los que defienden que el habla andaluza está bien representada en la 22ª edición del denominado Diccionario de la RAE. 'Ha aparecido el espléndido Tesoro de Andalucismos, una obra fenomenal. Para eso están los tesoros', indicó el lingüista tras rechazar que un diccionario de la lengua española pueda dar entrada a todas las palabras.

López Morales (La Habana, 1936) ha efectuado una importante renovación en la lingüística hispánica, especialmente en el campo de la sociolingüística. El estudioso ofreció ayer la conferencia-coloquio La verdad sobre el Diccionario Académico en el paraninfo de la Universidad Hispalense. El acto se inscribió en el Seminario Permanente del Habla Andaluza. 'Si un diccionario de la lengua española diera entrada a cuanta palabra se dice o se ha dicho en algún lugar de nuestro ancho mundo hispánico, requeriría 50 volúmenes', comentó el experto.

López Morales, entre cuyas obras destacan Tradición y creación en los orígenes del teatro castellano (1968) y Dialectología y sociolingüística. Temas puertorriqueños (1979), insistió en que los tesoros -nombre dado por sus autores a ciertos diccionarios, catálogos o antologías- están para recoger la parte del habla andaluza que no pueda figurar en el denominado Diccionario de la RAE.

López Morales recalcó que, en la 22ª y última edición, la RAE (Real Academia Española) había perdido su papel preponderante en la elaboración del diccionario. Por ello, apostó por que a partir de ahora esta obra sea denominada 'Diccionario Académico o Diccionario de las Academias, pero no Diccionario de la RAE'.

López Morales coincidió con lo expuesto por 11 catedráticos de Lengua Española de universidades andaluzas al estar de acuerdo con el espacio que ocupa el habla andaluza en la 22ª edición del diccionario. Estos 11 catedráticos rechazaron el pasado diciembre una proposición no de ley socialista que busca dar traslado a la RAE de la 'preocupación' creada por la 'ausencia de andalucismos' en esta obra. Uno de estos 11 catedráticos, Antonio Narbona, presentó ayer la conferencia de López Morales y criticó esta proposición no de ley.

Manejo constante

El lingüista recalcó como un elemento fundamental para que una palabra entre en el diccionario: 'su extensión de uso'. La palabra ideal es aquella que está muy extendida. López Morales comentó que deben integrarse en el diccionario palabras de 'manejo constante en todo un país' e incluso en grandes territorios o en las capitales de un Estado. El lingüista recordó el enorme número de habitantes de ciudades como México o Buenos Aires.

López Morales señaló que la 22ª edición abre un rumbo nuevo debido a tres razones. 'En primer lugar, está la creciente vocación americanista de la RAE. Los americanismos se han triplicado en número tras eliminar términos que eran simples cadáveres léxicos insepultos', aseveró el secretario de la Asociación de Academias de la Lengua Española. 'España tiene el 9,2% de los hispanohablantes; Hispanoamérica, algo más del 90%', explicó. Luego, recordó que España era ya el 'tercer país hispanohablante', superado por México y Colombia.

El lingüista hizo hincapié en segundo lugar en que se 'ha hecho una nueva planta de diccionario', una nueva estructura. 'Los diccionarios anteriores no tenían planta. Llegó un momento en que aquello era un feto de proporciones extrañas. Desde el principio se hizo una planta de lo que queríamos que fuera ese diccionario del español que hablamos todos los hispanohablantes', añadió López Morales.

En tercer lugar, resaltó las mejoras que han propiciado los 'adelantos electrónicos'. 'Hoy el diccionario no es la versión en papel, sino esa gran base de datos electrónicos', concluyó el lingüista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de enero de 2002