Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Greenspan aprecia signos lejanos del final de la recesión en Estados Unidos

Alan Greenspan, presidente de la Reserva Federal (banco central) de Estados Unidos, dijo ayer que a medio y largo plazo la economía norteamericana presenta brillantes perspectivas, pero que todavía está sometida a significativos riesgos a corto. De inmediato, los mercados reaccionaron negativamente mientras se disparaba la especulación sobre un nuevo recorte de los tipos a finales de mes. Al cabo de una hora, los índices volvieron adonde estaban, como si Greenspan no hubiera hablado.

Por primera vez desde el pasado mes de octubre, Greenspan habló ayer en público en una reunión empresarial en San Francisco. Había gran expectación por conocer el diagnóstico sobre las perspectivas económicas que hace el hombre que tiene su mano en la palanca monetaria y, como es habitual en él, Greenspan mantuvo un difícil equilibrio entre la luz y la sombras.

Tras elogiar la resistencia y flexibilidad de que ha hecho gala el país después de los ataques del 11 de septiembre, apuntó cómo se han puesto los cimientos para la recuperación echó la de arena. "Hay sólidas razones para concluir que el cuadro a largo plazo es brillante, e incluso recientes señales sobre la marcha de la economía han pasado de ser constantemente negativas a ser más variadas", dijo Greenspan. "Pero querría subrayar que continuamos enfrentándonos a importantes riesgos a corto plazo". La mayor incertidumbre, señaló, "es el espectro de más atentados terroristas".

Más desempleo

Entre lo positivo colocó la reducción de inventarios cuya renovación inducirá una subida de la producción que tendrá efectos favorables si hay demanda. "La clave para un consumo fuerte está en el mercado de trabajo", dijo antes de hacer notar que "el desempleo va a seguir subiendo".

Alan Greenspan reconoció que esta subida del paro puede continuar "durante un tiempo". Además, esa pérdida de puestos de trabajo "puede seguir afectando de forma negativa al gasto de los consumidores". El consumo aporta dos tercios de la economía estadounidense.

Los mercados reaccionaron negativamente a las palabras del presidente y tanto el Dow Jones de valores industriales como el mercado tecnológicos Nasdaq cedieron puntos conforme hablaba. Luego revirtieron la tendencia, en un ambiente desanimado, convencidos de que la recuperación no está a la vuelta de la esquina. El Dow Jones de Industriales, el más significativo de Wall Street, cedió 80,33 puntos (un 0,80%) hasta caer por debajo de los 10.000 puntos de nuevo, exactamente en 9.987,53. En tanto, el mercado Nasdaq, donde cotizan las principales empresas de tecnología, perdió 24,78 puntos enteros (un 1,21%) hasta los 2.022,46.Los analistas incrementaron las probabilidades de que a finales de mes la Reserva Federal vuelva a recortar los tipos, que tras las 11 rebajas del año pasado están en el 1,75%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de enero de 2002