_
_
_
_

Reordenación de la zona de Pedralbes donde se ubicará la clínica Quirón

Una nueva vía comunicará la avenida de Pearson con Can Caralleu

El límite de Les Corts con Sarrià conocerá dentro de poco una profunda transformación. El proyecto urbanístico aprobado por el Ayuntamiento de Barcelona da vía libre a la construcción de un edificio de la clínica Quirón y también a la reforma total de las construcciones de la escuela Aula y, parcialmente, a las de la escuela Betània. Además, permite la construcción de nueva vivienda y reordena dos nuevos viales que salvan por sus límites el parque de la Oreneta y dan nuevas salidas al barrio de Can Caralleu.

El Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado los planes de reforma urbanística de Can Caralleu, lo que desbloquea la construcción de vivienda y equipamientos en la zona. La reordenación supondrá que la ciudad gane un total de 17 hectáreas de terreno forestal en la zona limítrofe del parque de Collserola.

La reordenación de algunas parcelas permitirá trazar nuevas vías ajustándose al plan de movilidad exigido por la construcción allí de un edificio que, presumiblemente, comportará considerables movimientos de personas y vehículos: la nueva clínica Quirón.

El municipio ha aceptado parte de los planes del centro sanitario a cambio de una compensación de terreno que se convertirá en zona verde y se añadirá al parque de Collserola.

Lindantes con los terrenos donde se levantará el centro sanitario están las parcelas que hoy ocupan las escuelas Aula y Betània.

La reordenación de estas parcelas permitirá a ambos centros educativos abordar un tratamiento definitivo de los espacios y las edificaciones, además de poder disponer de accesos en condiciones.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Parque de la Oreneta

Una de las zonas que salen más beneficiadas con el plan es el parque de la Oreneta. Es cierto que la reordenación exige que el actual ferrocarril en miniatura que funciona durante los fines de semana pierda un pellizco de su recorrido, pero el conjunto del parque se salva.

El plan general metropolitano de 1976 preveía el paso de una vía de conexión entre Pedralbes y Can Caralleu que cruzaba esta zona verde casi por su centro geométrico. La nueva vialidad afecta exclusivamente a una zona mínima del lado mar del parque, junto a la Ronda de Dalt. La otra vía se construye por encima del parque y permitirá la conexión, hoy casi inexistente, entre Can Caralleu y la avenida de Pearson, que también se prolonga en la nueva ordenación urbanística.

La reforma permitirá la construcción de nuevas viviendas unifamiliares en un total de 12 hectáreas. Se trata de una zona ya incluida como urbanizable en la planificación vigente y que ahora se agrupa a cambio de compensaciones en zonas forestales. Esta zona residencial es una de las más caras de Barcelona, una ciudad con terreno urbanizable prácticamente agotado. Los propietarios de los terrenos afectados se comprometen a asumir parte del coste de los nuevos servicios por un importe que suma unos 2,5 millones de euros (aproximadamente 400 millones de pesetas).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_