Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos cinco patrones de pateras y 92 inmigrantes en Canarias

Santa Cruz de Tenerife

'Es muy difícil mantener actualizado el recuento de inmigrantes detenidos', afirman fuentes policiales en Canarias; 'a cada hora que pasa, se suman más personas'. Agentes de la Guardia Civil y de las policías locales de los municipios del sur de Fuerteventura y Lanzarote han incrementado este fin de semana su actividad por la llegada de varias pateras y ayer arrestaron a 92 inmigrantes irregulares, que se suman a otros 34 (entre ellos siete menores) detenidos el viernes y el sábado.

Además, en la madrugada del domingo, una patrullera de la Guardia Civil interceptó a tres pateras a siete millas del Faro de la Entallada (Fuerteventura), cuando regresaban a África, después de desembarcar a un número indeterminado de inmigrantes.

En las embarcaciones, que fueron remolcadas hasta Gran Tarajal, se encontraban cinco patrones, cuatro de 27 años y uno de 38, que han sido puestos a disposición judidicial acusados de un presunto delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros por introducir de forma ilegal personas en territorio español.

Según reconocieron fuentes policiales, en cada embarcación suelen viajar entre quince y veinte africanos, por lo que la cifra de irregulares que llegó sólo el domingo en esas tres pateras está entre 45 y 60. Cada uno de ellos abonó 200 dólares (216,36 euros, unas 36.000 pesetas). Diecinueve fueron localizados en Gran Tarajal, 18 en Las Salinas y nueve en el municipio lanzaroteño de Yaiza.

Ocultos en el monte

Otro grupo de 26 personas permaneció oculto en la montaña de Gran Valle (Tuineje) hasta que, cuando comenzaron el descenso, fueron avistados por unos excursionistas allí acampados que dieron aviso al 112.

Otros veinte inmigrantes fueron detenidos en la tarde de ayer en Pozo Negro (Antigua, Fuerteventura), entre los que se encontraban dos menores y una mujer. Los integrantes de este grupo presentaban lamentables condiciones de hambre, frío y cansancio.

La Guardia Civil, con la colaboración de varios traductores, procedió a la identificación de todos ellos, a descubrir sus nacionalidades, determinar cuánto pagaron por llegar a las islas y cuántos tripulantes viajaban, para así poder conocer de forma más exacta a cuántos inmigrantes hay que seguir localizando.

Todos los detenidos pasaron a manos de agentes del Cuerpo Nacional de Policía y, por tanto, ingresados en la atestada antigua terminal del aeropuerto de Fuerteventura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de enero de 2002