Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trillo anuncia que las tropas españolas irán a Afganistán después del 15

El ministro aduce que la mili era 'inmantenible'

El ministro de Defensa, Federico Trillo-Figueroa, anunció ayer durante la celebración de la Pascua Militar que las tropas españolas se trasladarán a Afganistán no antes de diez días y que previamente se enviará una avanzadilla de diez militares. Trillo explicó que el sábado regresaron de Afganistán dos oficiales españoles y que los militares británicos están preocupados por las dificultades de asentamiento, por lo que las tropas españolas viajarán a Kabul después del 15 de enero. Ante los Reyes, el Príncipe de Asturias y toda la cúpula militar, el ministro rechazó cualquier sentimiento de nostalgia por la desaparición de la mili, que calificó de 'inmantenible' porque la sociedad rechazaba la mili 'de forma abrumadora'.

El Gobierno aprobó en el Consejo de Ministros del 28 de diciembre el envío de un contingente de 485 militares a Afganistán, dentro de la Fuerza Internacional de Asistencia y Seguridad que se deplegará al amparo de la resolución 1386 de Naciones Unidas. La autorización tiene como fecha límite el 30 de abril y costará unos 5,4 millones de euros mensuales. El comandante militar de Zaragoza y Teruel, general Alfredo Ezquerro, añadió que las tropas se concentrarán en la capital aragonesa la próxima semana.

Durante la celebración de la Pascua Militar, en el Salón del Trono del Palacio Real, Trillo se refirió a la desaparición definitiva del servicio militar obligatorio el pasado 31 de diciembre sobre la que dijo que no se podían 'albergar dudas' ni dejarse 'atrapar por la nostalgia'. La mili era 'sencillamente, inmantenible en la España del fin del siglo XX y en los albores del siglo XXI'. Argumentó que la defensa en 'una sociedad moderna necesita soldados y marineros más y mejor preparados, comprometidos de forma voluntaria, no por vínculos obligatorios de temporalidad cada vez más limitada' y que la sociedad 'rechazaba de forma abrumadora el viejo sistema'.

Resaltó también que más de un millón de jóvenes españoles 'han visto clarificado su futuro vital y profesional, hasta unos meses sometido a sucesivas e inagotables prórrogas de incorporación'. 'Ser soldado o marinero no es sólo una profesión', adujo el ministro, sino 'una vocación de servicio (...) a todos aquéllos que puedan necesitar ayuda para defender su dignidad y libertad'.

Reformar la estructura

Trillo avanzó, dentro de la Revisión Estratégica de la Defensa, 'nuevos pasos en la reforma de la Administración militar, aligerando las estructuras periféricas tanto internas como en el exterior', que 'nunca pueden constituir un fin en sí mismas' por lo que llamó a no confundirlas con los 'valores' y 'principios' de la institución. Esos cambios deben llevar a la organización militar a estar 'más preparada para la defensa de los intereses nacionales y de los valores compartidos con socios y aliados'. En ese sentido se refirió a los ataques del 11 de septiembre que vinieron a 'certificar el cambio de la naturaleza de las amenazas que penden sobre las sociedades libres' y recordó que para el Gobierno la lucha contra el terrorismo es 'primera prioridad' de la presidencia española de la UE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de enero de 2002