Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL EURO EN LA CALLE

El redondeo de precios y la falta de efectivo en la banca, principales protestas de los españoles

El Banco de España asegura que suministra todo el dinero que piden las entidades financieras

Tras la euforia del estreno, los consumidores ya han empezado a percibir que muchas conversiones a euros esconden fuertes subidas de precios. Las quejas aluden fundamentalmente a restaurantes y mercados de alimentación. Las entidades bancarias constituyen la otra diana de las reclamaciones. Muchos ciudadanos se quejan de que los bancos reservan sólo para sus clientes el cambio de pesetas a euros, mientras que los comerciantes denuncian problemas de desabastecimiento. Tanto la patronal bancaria como el Banco de España niegan estas dificultades.

El redondeo al alza que se aplica a muchos productos al pasar de pesetas a euros está generando un gran número de llamadas a las asociaciones de consumidores. Los incrementos de precios están siendo generalizados, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), lo que reduce las posibilidades del usuario de dirigirse a otro establecimiento. Las quejas se centran en los restaurantes -en concreto, en los redondeos abusivos en los menús y en los cafés- y en los mercados de alimentación.

Las organizaciones de consumidores critican a la administración por considerar que 'alienta' este tipo de prácticas. Enrique García, portavoz de la Unión de Consumidores de España (UCE), cree que las abusivas subidas en los transportes o el incremento de impuestos con la entrada del año demuestran que los poderes públicos no están dando ejemplo. Antonio López, de la Confederación Española de Consumidores y Usuarios, cree que la euforia desatada por la nueva moneda oculta de momento estos problemas.

El temor de los consumidores ante las subidas de precios también ha motivado llamadas al teléfono de información sobre el euro del Ministerio de Economía (901 112 002). Algunos de los más de 1.800 usuarios que llamaron ayer querían saber qué es el redondeo y cuáles son las reglas oficiales para aplicarlo. Este servicio también ha registrado otra de las quejas más comunes: las limitaciones impuestas por algunas oficinas bancarias al suministro de euros, de forma que el cambio en la nueva moneda se reserva para los clientes.Antonio Navarro presentó una reclamación ante una oficina de La Caixa en Madrid porque no le facilitaron el canje y lo enviaron al Banco de España. Fernando Cortiñas se topó con el mismo problema en una sucursal madrileña de Caja Duero, donde le exigían ser cliente para realizar la transacción.

Aunque legalmente los bancos pueden dispensar dinero a quienes quieran, las entidades bancarias firmaron un acuerdo con el Banco de España y el Ministerio de Economía en el que se comprometían a 'facilitar' el cambio de pesetas a euros.

En el otro bando, los comerciantes también levantan el teléfono para quejarse sobre la escasez de la divisa común. Las Cámaras de Comercio aseguran que más de un 20% de las llamadas que reciben hacen referencia a esta dificultad. La coordinadora de las oficinas euro de las Cámaras, Susana Maldonado, señala que también a los comerciantes se les está exigiendo en algunos casos hacerse clientes del banco para conseguir euros. Este colectivo se queja de que los consumidores utilizan los comercios como bancos para obtener el dinero que las entidades financieras no les dispensan. El portavoz de la OCU, José María Múgica, asegura que un vendedor ambulante de un pequeño pueblo de Asturias tuvo que ir a otra localidad a cambiar euros porque en la oficina de su localidad le exigían ser cliente.

Problemas 'puntuales'

Ni la Asociación Española de Banca ni el Banco de España tienen noticia de esta falta de abastecimiento. La patronal bancaria asegura que las entidades financieras ya han distribuido 4.000 millones de euros en España, una cantidad similar a la de Alemania, que tiene el doble de habitantes. La patronal bancaria señala que los problemas registrados son 'puntuales'. Fuentes del Banco de España aseguran estar suministrando todo el dinero que solicitan las entidades.

La falta de efectivo que alegan algunos comerciantes para devolver los cambios en pesetas ha generado también malestar entre los consumidores, que quieren deshacerse de sus rubias.

Aprender a manejarse con fracciones de moneda origina también confusiones. La OCU está detectando problemas con los decimales, y muchos usuarios confunden cantidades como 5,01 euros y 5,1 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de enero de 2002