Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Mucha suerte al compañero correcto, fiel y motivado'

El primer ministro belga, el liberal Guy Verhofstadt, tuvo el detalle, en el solemne acto del relevo entre presidencias, de pronunciar las últimas palabras de su discurso en español. En la breve frase, calificó al presidente español, José María Aznar, como 'compañero correcto y fiel' durante el semestre en que Bélgica ha presidido la Unión, pero sobre todo se refirió a él como un hombre 'decididamente motivado por Europa', un comentario más que elogioso en boca de uno de los primeros ministros más integracionistas europeos. También el maestro de ceremonias aludió a España al comienzo del acto como 'otro país de gran vocación europea'.

Verhofstadt ha presidido la Unión en una etapa especialmente convulsa en el mundo, a raíz de los ataques del 11 de septiembre contra Estados Unidos, y en plena desaceleraciòn económica norteamericana y europea. Sin embargo, los propios atentados le sirvieron a Verhofstadt para acelerar hasta límites increíbles en el seno de la UE proyectos tan sensibles como la orden europea de detención y entrega o la fijación de penas mínimas para los terroristas, dos normas que habían sido impulsadas especialmente por España.

Escenario complicado

Hoy, el primer ministro belga sabe sobradamente que el semestre de la presidencia española será muy complicado por dos motivos. En primer lugar, porque la crisis derivada del 11 de septiembre seguirá influyendo decisivamente en la política de la UE, enfrascada además en pleno debate sobre su transformación a partir de marzo con la puesta en marcha de la Convención sobre el futuro de Europa. En segundo lugar, porque los dos retos más importantes en los próximos meses (la recta final de las negociaciones para la ampliación y la cumbre de Barcelona para avanzar en las liberalizaciones) coincidirán con elecciones en Francia y Portugal y el periodo preelectoral en Alemania.

Seguramente por eso, Verhofstadt deseó de todo corazón, 'tanto a usted [Aznar] como a su país, mucha suerte para el camino de una Europa que no deja de fortalecerse'. 'El hecho de que España suceda a Bélgica es fuente para mí de una gran satisfacción', dijo el primer ministro belga al rey Juan Carlos y a Aznar. 'Su país', continuó, 'es miembro de la UE desde hace tan sólo 15 años, pero representa ya todo lo que quiere alcanzar: un desarrollo rápido, una democracia estable y abierta y una de las economías mejor enfocadas hacia el futuro'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de diciembre de 2001