Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

India adopta sanciones contra Pakistán en un ambiente de confrontación bélica

Los dos países despliegan fuerzas militares a lo largo de sus 3.310 kilómetros de frontera

Nueva Delhi / Islamabad

India dio ayer un paso más en la escalada de la tensión con Pakistán al adoptar sanciones contra ese país. El ministro indio de Exteriores, Jaswant Singh, anunció que el Gabinete de Seguridad decidió reducir a la mitad el personal diplomático en Islamabad, restringir la libertad de movimientos de los diplomáticos paquistaníes y prohibir a las líneas aéreas paquistaníes sobrevolar el espacio aéreo indio. Lo mismo ha hecho Pakistán en represalia. No obstante tales medidas, Singh descartó el peligro de guerra entre las dos potencias nucleares del subcontinente indio.

Las medidas de Nueva Delhi representan la ofensiva diplomática y económica más dura contra Islamabad desde la guerra de 1971 entre los dos países por la independencia de Bangladesh de Pakistán.

Las sanciones, que incluyen también el cierre de fronteras al tráfico ferroviario y de autobuses a partir del 1 de enero, están encaminadas a forzar al Gobierno de Islamabad a actuar contra los secesionistas de Cachemira, que perpetraron el ataque contra el Parlamento indio el pasado día 13, en el que murieron 14 personas, entre ellos cinco miembros del comando suicida. El Gobierno indio acusó a los servicios de inteligencia paquistaníes de estar detrás del ataque. Jaswant Singh dijo que Pakistán trata de confundir a la comunidad internacional con falsas medidas contra los grupos terroristas cachemires que operan en su territorio, y descartó las negociaciones con Islamabad. Ante el temor a una guerra entre los dos países, el ministro aseguró que 'no hay nada de qué preocuparse..., pero estamos completamente preparados'.

El ministro de Defensa indio, George Fernandes, declaró poco antes que el despliegue de fuerzas militares será a lo largo de los 3.310 kilómetros de frontera con Pakistán, y no sólo en la región de Cachemira, y quedará completado en dos o tres días. India empezó el miércoles el despliegue de soldados, aviones y misiles en la citada zona, y ayer las dos fuerzas intercambiaron disparos.

Pakistán, por su lado, está haciendo lo mismo con sus fuerzas militares, aunque el portavoz de Defensa, general Rashid Qureshi, prometió ayer la máxima contención ante lo que calificó de movimientos agresivos de India, si bien su país estaba tomando las medidas de defensa apropiadas. 'Esperamos', dijo, 'que prevalezca la cordura, ya que India sabe que tenemos la capacidad de reaccionar y tomar represalias en cualquier forma concebible'. Sin embargo, descartó el uso de armas nucleares por considerar que India y Pakistán son naciones responsables.

La tensa situación entre los dos países ha desencadenado una ofensiva diplomática internacional para desactivar el peligro de una guerra. EE UU, China, Rusia, Naciones Unidas y otros países occidentales se han movilizado para presionar a que los dos países utilicen el diálogo para resolver sus diferencias. Moscú propuso ayer a los ocho países más importantes del mundo -los del G-7 más Rusia- hacer una declaración conjunta expresando su preocupación e instando a India y Pakistán a retomar 'el diálogo político'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de diciembre de 2001