Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tribunal gallego anula unas oposiciones copadas por familiares de cargos del PP

Fraga alegó que 'los hijos de familias prominentes salen mejor preparados'

El Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSJG) ha ordenado la repetición de unas polémicas oposiciones celebradas en 1999 por la Diputación Provincial de Ourense, en las que familiares de dirigentes del PP habían copado las plazas a concurso. El tribunal ha dictaminado que las pruebas 'vulneraron principios básicos', especialmente porque no se garantizó el anonimato de los opositores, lo que 'podría influir en la calificación final'.

Los aprobados para cubrir las cuatro plazas de técnico de administración general, que en la actualidad todos ellos desempeñan, fueron un hijo del presidente de la Diputación de Lugo y veterano dirigente del PP gallego, Francisco Cacharro; los hijos de dos diputados del propio organismo provincial orensano y una hija de un ex alcalde de Ourense por Unión de Centro Democrático (UCD).

El tribunal examinador estuvo encabezado por el presidente de la Diputación y del PP de Ourense, José Luis Baltar. El episodio, al que siguieron otras revelaciones sobre la contratación masiva de cargos públicos del Partido Popular y familiares suyos en la Diputación de Ourense, desató un notable escándalo en Galicia.

El presidente de la Xunta, Manuel Fraga Iribarne, llegó a justificar lo ocurrido con el argumento de que 'los hijos de las familias prominentes salen mejor preparados'.

Recurso al Supremo

La Diputación ya anunció que recurrirá ante el Tribunal Supremo la sentencia del Tribunal Superior de Justicia Galicia, que ha estimado un recurso presentado en su día por la Asociación de Opositores en Paro de Ourense. 'Aún esperamos ganar el partido en la prórroga', declaró Baltar, presidente del organismo provincial. Menos comedido fue el portavoz del PP en la Diputación, Rogelio Martínez, quien dijo que el fallo 'es de coña y da pena'.

El recurso ante el Tribunal Supremo permitirá a los aprobados continuar, de momento, en sus puestos. Uno de ellos, Alberto Iglesias, hijo de una diputada provincial del PP, fue condenado recientemente en un juicio de faltas por amenazas a un periodista del Faro de Vigo que destapó el caso de las oposiciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de diciembre de 2001