Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jaime de Marichalar, ingresado grave por una isquemia cerebral

El esposo de la infanta Elena sufrió un desmayo cuando hacía deporte

Jaime de Marichalar, de 38 años, esposo de la infanta Elena, ingresó ayer a las 19.30 en el hospital madrileño Gregorio Marañón al sufrir una isquemia cerebral cuando hacía deporte en el gimnasio al que acude habitualmente. Los servicios médicos le efectuaron anoche diversas pruebas para comprobar el grado de afectación cerebral. La Casa del Rey confirmó la noticia, pero no entró en más detalles. La última aparición pública de Marichalar se produjo el pasado jueves, en una fiesta escolar de su primogénito.

A media tarde, Jaime de Marichalar, esposo de la hija mayor de los Reyes de España, sufrió un desvanecimiento cuando se encontraba practicando bicicleta estática en el gimnasio de Madrid al que asiste con regularidad. Enseguida recuperó la consciencia, aunque las dificultades en el habla permanecieron, por lo que de manera urgente fue avisada una ambulancia. Pasadas las 19.15, los numerosos ciudadanos que acudían de visita al hospital advirtieron la llegada de una ambulancia escoltada por varios vehículos policiales, aunque nadie identificó a ningún miembro de la Casa Real.

Tres horas después se tuvo la primera noticia de que Jaime de Marichalar podría haber sufrido un derrame cerebral. Al cabo de una hora, la Casa del Rey confirmaba que padece isquemia cerebral. Anoche, los servicios médicos del hospital le estaban efectuando diversas pruebas para comprobar el alcance de la dolencia. La isquemia cerebral, una enfermedad muy poco común en personas jóvenes, se produce cuando una de las seis arterias que riegan los dos hemisferios del cerebro se tapona u obstruye, por lo que la sangre deja de llegar a la zona cerebral que ese vaso nutre. La parte del cerebro que deja de recibir sangre (zona isquémica) deja de funcionar. La causa más frecuente del taponamiento de estas arterias es la aparición de una placa de arterioesclerosis que ocluye completamente el diámetro del vaso e impide que la sangre circule por el cerebro. En personas jóvenes, esta dolencia suele tener su origen o bien en una malformación congénita del vaso o bien en una anomalía del sistema de coagulación que predispone al organismo a la formación de trombos.

Última aparición

La última aparición pública del duque de Lugo se produjo el pasado día 20, cuando acudió con su esposa y con la reina Sofía al colegio de su hijo mayor, Felipe Juan Froilán, donde se celebraba una fiesta escolar. Por la noche celebraron el 38º cumpleaños de la infanta Elena en el domicilio del matrimonio, al que acudieron los Reyes. En la UCI, en la que permanece ingresado, estuvo en todo momento acompañado de la infanta Elena. Marichalar se encontraba anoche consciente y tranquilo, según manifestó un portavoz de la Casa Real. Alrededor de la media noche llegó la madre de Marichalar, Concepción Sáenz de Tejada, así como su hermano Álvaro.

El yerno del Rey -contrajo matrimonio con la infanta Elena el 13 de julio de 1995, en Sevilla- goza de una gran popularidad. En sus frecuentes contactos con la prensa, ha hecho gala de un carácter bromista y relajado. Su hijo mayor, Felipe Juan Froilán, primer nieto de los Reyes, nació el 17 de julio de 1998. Dos años después, el 9 de septiembre de 2000, tuvo a su segunda hija, Victoria Federica.

Jaime de Marichalar trabaja como consejero de Cementos Portland desde el pasado marzo. El duque de Lugo, nacido en Pamplona (Navarra) el 7 de abril de 1963 en el seno de una familia aristocrática castellana, ha estudiado Economía, especializándose en gestión de empresa y mercadotecnia. Ha sido intermediario financiero en el Banco Indosuez en París y en el Credit Suisse de la capital francesa. En 1998 fue nombrado gerente y consejero de Credit Suisse First Boston en Madrid, cargo que simultaneó con la presidencia de la Fundación Winthertur, destinada al mecenazgo cultural.

Jaime de Marichalar se ha integrado plenamente en la familia real, desde que se anunció su compromiso con la infanta Elena, el 23 de noviembre de 1994. Suele acompañar a su esposa en los numerosos actos sociales a los que ésta asiste. Los duques de Lugo comparten su afición a la hípica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de diciembre de 2001