Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Reyes visitan a Marichalar, hospitalizado grave tras un infarto cerebral

Los médicos descartan una operación y dicen que 'su vida no corre peligro, salvo complicaciones'

El rey Juan Carlos, acompañado por doña Sofía, acudió poco después de las seis de la tarde de ayer al hospital Gregorio Marañón de Madrid para visitar a su yerno Jaime de Marichalar, ingresado desde el sábado en la unidad de cuidados intensivos (UCI) tras sufrir un infarto cerebral grave por obstrucción de la arteria cerebral media. El enfermo, según el último parte médico, se encuentra en estado grave pero estable, ha sido sedado y respira con ventilación mecánica. Los médicos destacaron que las próximas 48 horas serán clave y pronosticaron que 'su vida no corre peligro, salvo complicaciones'.

José Eugenio Guerrero, jefe de la UCI del Marañón, acompañado por José Avelino Barros, jefe de los servicios médicos de la Casa del Rey, aseguraron anoche que si la situación clínica de Marichalar no se complica en las próximas 48 o 72 horas, el pronóstico facultativo, 'indudablemente', sería favorable. El problema son las complicaciones que pueden surgir en las próximas horas.

Los Reyes acudieron por la tarde al Gregorio Marañón para acompañar a la infanta Elena e interesarse por el estado de salud de su yerno. Tras los Reyes, el príncipe Felipe, la infanta Cristina y su esposo, Iñaki Urdangarín, visitaron también a Marichalar y a la infanta Elena. Ésta, según fuentes de la Casa del Rey, se encuentra 'afectada y preocupada' por la salud de su esposo, pero 'muy entera'. Doña Elena y Jaime de Marichalar contrajeron matrimonio el 18 de marzo de 1995 y tienen dos hijos. La madre y los hermanos del duque de Lugo también acompañaron desde la noche del sábado a Marichalar y a la infanta Elena, quien se ausentó por la mañana para llevar a sus dos hijos al Palacio de la Zarzuela.

Los Reyes agradecieron las muestras de cariño e interés por la salud de su yerno a los ciudadanos, instituciones y partidos políticos. Fuentes de la Zarzuela añadieron que la familia real se reunirá hoy, en principio, para la tradicional cena de Nochebuena.

El infarto cerebral que sufrió en la tarde del sábado el esposo de la infanta Elena mientras practicaba deporte en una bicicleta estática tuvo, según el doctor Guerrero, origen embólico. Éste matizó que los médicos no conocen 'la causa del embolismo', por lo que no 'descartan cualquier patología vascular' que pueda complicar el cuadro clínico. El infarto le produjo una hemiplegia izquierda, lo que puede afectar a su capacidad de movimiento y dejar cierta parálisis, aunque también es posible la recuperación. El equipo médico que atiende al yerno del Rey aseguró ayer que lo importante es 'salvar su vida' antes que preocuparse por los efectos secundarios que puede dejarle el infarto.

Jaime de Marichalar, de 38 años, llegó el sábado al hospital consciente, no ha sufrido hemorragia cerebral y padece una 'patología que no tiene posible operación'. Especialistas consultados consideran que un paciente joven que sufre un infarto cerebral que requiere intubación y respiración asistida, al que se ha inducido un coma para reducir las demandas metabólicas del organismo y cuyo tratamiento no es quirúrgico, presenta más del 50% de posibilidades de sufrir secuelas de mayor o menor gravedad. Los expertos valoran las 72 primeras horas clave para una evolución favorable. Ese lapso de tiempo coloca cualquier decisión médica para después de la Navidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de diciembre de 2001