Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jaime de Marichalar abandona el hospital tras 24 horas ingresado

El duque de Lugo sufrió una crisis relacionada con su isquemia

Jaime de Marichalar abandonó por su propio pie, poco después de las nueve de la noche de ayer, el hospital Gregorio Marañón de Madrid, tras recibir el alta médica después de permanecer ingresado 24 horas. El duque de Lugo, de 39 años, sufrió el sábado cuando volaba a París 'una crisis aislada en relación con la isquemia cerebral que padeció en diciembre, sin que en esta ocasión haya habido un infarto', según el informe médico.

Todo ha quedado en un susto. Ésa es la versión facilitada ayer por el portavoz de la Casa del Rey. Los médicos que atienden al duque de Lugo informaron de que tras realizarle distintas pruebas han llegado a la conclusión de que el esposo de la infanta Elena sufrió 'una crisis aislada en relación con la isquemia cerebral que padeció el pasado 22 de diciembre, sin que en esta ocasión se haya vuelto a registrar un infarto'.

Por todo ello, y como suele ser habitual en este tipo de procesos, los médicos decidieron dar el alta médica a Marichalar cuando se cumplían 24 horas de su ingreso en el centro hospitalario. Dejó el hospital acompañado de su esposa en un automóvil en el que ocupaba el asiento delantero derecho.

Desvanecimiento

El duque de Lugo se sintió indispuesto el sábado cuando volaba con destino a París en un avión de línea regular que salió del aeropuerto de Barajas a las 20.30 horas.

Cuando el aparato llevaba alrededor de media hora en el aire, Marichalar informó a la azafata de que se sentía mal. 'Estaba mareado y presentaba una gran sudoración. Luego sufrió un desvanecimiento', explicó un portavoz de la Casa del Rey.

El comandante del vuelo de Iberia decidió regresar a Madrid. En la misma pista una ambulancia esperaba la llegada del esposo de la Infanta para trasladarle urgentemente al hospital Gregorio Marañón, el centro en el que permaneció 20 días ingresado cuando el pasado 22 de diciembre sufrió una isquemia cerebral.

Marichalar, según la versión facilitada por la Casa del Rey, ingresó en el centro consciente y tras una primera exploración se decidió su ingreso en una habitación de planta, donde le esperaba la infanta Elena.

En la madrugada del domingo, los médicos comenzaron a realizarle diversas pruebas para determinar el alcance de lo sucedido, pruebas que a mediodía de ayer ya habían finalizado. En vista de que se trataba de 'una crisis aislada' y de que no había esta vez 'un infarto cerebral', los médicos determinaron que el paciente permaneciera algunas horas más en el centro sólo como medida de precaución.

Así la situación, doña Elena abandonó el hospital a las 1.30 del domingo para pernoctar en su domicilio junto a su hijos Felipe y Victoria. Ayer, doña Elena, con semblante relajado, regresó junto a su esposo poco después de la una de la tarde.

Sin parte facultativo

El equipo médico del hospital Gregorio Marañón que atiende al duque no hará público ningún parte médico sobre el estado del paciente, al considerar que 'la situación no lo requiere'.

Los médicos que atienden al duque de Lugo son el jefe del servicio de Cuidados Intensivos del hospital Gregorio Marañón, José Eugenio Guerrero, y el jefe de los servicios médicos de la Casa del Rey, José Avelino Barros. Ambos doctores atendieron al esposo de la infanta Elena en diciembre pasado, cuando sufrió un infarto cerebral.

Jaime de Marichalar tenía previsto haber asistido ayer en París a la final del campeonato de tenis de Roland Garros, en la que dos tenistas españoles se disputaban el título, Albert Costa y Juan Carlos Ferrero, acto al que iba a acompañar a su cuñado el príncipe Felipe. Marichalar ya era espectador habitual de este torneo antes de casarse con la infanta Elena, ya que durante algunos años residió en la capital francesa.

El infarto cerebral

El ictus o infarto cerebral es la primera causa de mortalidad en la mujer española y la segunda (tras el infarto de miocardio) en el varón, pero se suele producir en personas de edad avanzada, generalmente por problemas de hipertensión arterial o diabetes.

Sólo entre el 5% y el 10% de estos episodios aparecen en adultos jóvenes. Según los expertos consultados, cuando este proceso acontece en un adulto menor de 45 años las causas pueden ser mucho más complejas de detectar.

'Lo más probable es que en un joven el ictus esté provocado por una embolia de origen cardiaco; una disección de la arteria carótida o de la vertebral, ambas en el cuello; trastornos de la fibrilación auricular o alteración del ritmo cardiaco; problemas de la coagulación sanguínea; lesiones congénitas vasculares cerebrales; ciertas patologías autoinmunes e incluso infecciones como una meningitis', explica José Miguel Laínez, jefe del servicio de Neurología del hospital Clínico de Valencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de junio de 2002

Más información