Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

'Giraremos hacia la acción en temas sociales'

Cruz Roja Internacional -el auténtico gigante de la cooperación y la ayuda humanitaria en el mundo- potenciará su labor en cooperación al desarrollo y en intervención en problemas sociales como la pobreza, la inmigración, las toxicomanías, el sida o la violencia doméstica. Ésa es la línea en que dice querer trabajar Juan Manuel Suárez del Toro, que el pasado 6 de noviembre se convirtió en el nuevo presidente de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

'Giraremos hacia la acción social', dice Suárez del Toro. 'Por supuesto que no vamos a disminuir nuestra labor humanitaria en emergencias o conflictos, ni tampoco la labor asistencial, pero ese giro a lo social, que ha caracterizado últimamente a Cruz Roja Española, puede extenderse a toda la organización'. El nuevo presidente internacional explica: 'Para ello hay que incrementar la sensibilidad por los temas sociales en la organización, sin romper con nuestros principios, y a la vez dar más peso a programas de cooperación a medio y largo plazo'.

La Federación Internacional se compone de 178 sociedades nacionales, con 97 millones de miembros y voluntarios. Cada año sus programas de ayuda benefician a 216 millones de personas. El 15,6% de esos programas se ha destinado este año a Asia y Pacífico, y un 10,1% a África. En cuanto al tipo de programa, el 22,3% ha ido a crisis socieconómicas y más de un 3% a movimientos de población, a salud y a inundaciones y ciclones.

El presupuesto manejado por la Federación Internacional fue el año pasado de más de 39.000 millones de pesetas. El 38% de ese dinero se invirtió en suministro de bienes y servicios, alimentos, agua, atención médica y materiales de construcción, y el 31% en gastos de personal.

El giro que el presidente pretende dar está ya insinuado en los últimos tiempos de la organización. Suárez del Toro recuerda que, tras catástrofes como el huracán Mitch en Centroamérica, o de las inundaciones de Mozambique o el terremoto de la India, Cruz Roja no se quedó sólo en la ayuda humanitaria puntual. 'Trabajamos con la Cruz Roja para generar un desarrollo sostenible de las comunidades. Se trata de que ayuda humanitaria y desarrollo sean un continuo'.

Ve absolutamente preciso insistir en grandes campañas conjuntas con ONG de relieve, en vista de los éxitos obtenidos por la mezcla de movilización social y de presión política de las organizaciones: la prohibición de las minas antipersonas, el abaratamiento de los fármacos antisida en África. 'Esas campañas demuestran que la utopía no es irrealizable', dice.

Destaca que Cruz Roja debe afianzar que las grandes conferencias y organizaciones internacionales 'incluyan en su agenda no sólo los temas económicos, sino el otro lado de la globalización, los problemas sociales: esa reflexión se convertirá en factor de paz'.

El presidente de Cruz Roja Internacional nació en 1952 en Las Palmas de Gran Canaria y desde 1971, cuando ingresó de voluntario en Cruz Roja Juventud ('Eran tiempos en que la sociedad española veía restringida autoritariamente su necesidad de expresión asociativa'), fue conociendo todas las estructuras de la organización. En 1994 ocupó la presidencia de Cruz Roja Española y consiguió reflotar la grave crisis financiera que amenazaba la institución. Ahora desempeñará cuatro años la presidencia internacional (puede optar a una reelección).

Suárez del Toro tiene un programa, pero no quiere ocultar las dificultades de índole interna. 'En el programa digo: desarrollo institucional. Eso, en el terreno de los hechos, significa que quisiera acercar a lo que nosotros denominados en la jerga sociedades nacionales, es decir las diversas Cruz Roja', señala. 'Hay que evitar que algunas sociedades queden restringidas a receptoras de ayuda: debemos colaborar todos para que adquieran capacidad de fortalecerse como generadoras de desarrollo; es básico no sólo un mayor esmero en la captación de fondos, sino en la formación de los miembros de esas sociedades'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de diciembre de 2001