Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno aduce que el transporte es más caro en Barcelona que en Madrid

El Ejecutivo regional asegura que los usuarios del transporte público sólo pagan el 47% de su coste

El secretario de Estado de Economía, José Folgado, justificó las anunciadas subidas del transporte público 'en Madrid y otras capitales' por las 'mejoras muy importantes en los equipos e infraestructuras' que se han realizado en los últimos años. El alcalde, José María Álvarez del Manzano, terció en la polémica con el argumento de que el transporte público debe pagarlo quien lo utiliza porque lo contrario sería 'una injusticia'. Fuentes del Gobierno regional aseguran que cada usuario madrileño sólo paga 47 de las 100 pesetas que cuesta el servicio y que éste es más caro en Barcelona.

Folgado avanzó la posibilidad de que el Índice de Precios al Consumo (IPC) 'descuente' los aumentos de precios debidos a mejoras de la calidad. Según Folgado, buena parte de la subida que experimentará el transporte público, tanto en Madrid como en el resto de España, puede deberse a que ha mejorado el servicio. 'En este caso, los usuarios lo pagarán a gusto', aseguró el secretario de Estado de Economía.

PSOE e IU, así como los sindicatos, recuerdan que el Gobierno de José María Aznar pretende que el IPC no sobrepase el 2% el año próximo, mientras que la subida media del transporte público rebasará ampliamente esa cota. Los partidos y los sindicatos ya han anunciado movilizaciones contra este tarifazo. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) considera 'irresponsable' que desde la Administración central se pida la moderación en los salarios y precios privados mientras que los precios públicos van a subir por encima del IPC previsto.

Pedro Sabando, presidente de la Federación Socialista Madrileña (FSM) y portavoz del PSOE en la Asamblea, anunció que va a pedir la reprobación del vicepresidente del Gobierno regional, Luis Eduardo Cortés, al que culpa del 'escándalo' del tarifazo. 'El culpable de esta subida desmesurada es el presidente Alberto Ruiz-Gallardón', añadió.

La OCU no entiende este incremento de precios, 'más aún cuando coincide con la llegada del euro', ya que 'lo razonable' sería una subida en torno al IPC. En el caso de Madrid, las subidas aprobadas para el transporte superan el 2,7% del IPC, el aparcamiento público por horas se incrementará un 3,8% la primera hora y un 4,8% las siguientes, mientras que las tarifas del agua del Canal de Isabel II registrarán una subida superior al 4%.

Las tarifas del transporte público suben un promedio del 7,6%, que en el caso del metrobús (el billete válido para 10 viajes) es del 9,6%, ya que costará 70 pesetas más que las 760 actuales. El abono A se incrementará de las 5.000 pesetas a 5.370. La OCU juzga estas subidas 'contradictorias con el fomento del transporte público' y disuasorias del uso del mismo, a la vez que acusa a los poderes públicos de justificar esta subida 'comparando los precios del transporte en Madrid con los precios más altos de Londres o París'.

Más barato que Barcelona

Cortés, vicepresidente regional y consejero de Transportes, recalcó que la comparación de las tarifas de Londres, París y Barcelona 'es muy favorable para Madrid'. Las tarifas para 2002 en Barcelona serán, entre otras, las siguientes: el billete sencillo costará 1 euro (0,95 euros en Madrid); el metrobús, 5,60 euros (5 en Madrid), y el abono mensual, 36,30 euros (mientras que en Madrid costará 32,30 euros el abono de tipo A).

Según Cortés, el 47% del coste de los transportes públicos de Madrid está subvencionado por los gobiernos central, autonómico y local. Para el próximo año, el Estado aportará 25.000 millones de pesetas; el Ayuntamiento de Madrid, 18.000 millones, y la Comunidad, en torno a 43.000 millones.

El vicepresidente del Ejecutivo regional explicó: 'El contrato-programa por el cual el Gobierno central subvenciona el transporte madrileño exige a cambio que recaudemos entre el 56% y el 57% del coste real del servicio. Con la subida de tarifas acordada por el Consorcio Regional de Transportes para el próximo año, llegaremos a recaudar en torno al 53% del coste del servicio'. Cortés reconoce que parte del aumento de precios está destinado a sufragar las nuevas infraestructuras del metro, aunque calcula que buena parte del gasto será enjugado gracias a los mayores ingresos que son previsibles por el aumento de viajeros.

El alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, justificó ayer la subida de tarifas con el argumento de que debe pagarlo quien lo usa, ya que lo contrario 'es una injusticia', aunque recordó que 'el usuario nunca paga todo el coste del transporte público'. Según el regidor, 'no es justo', añadió, 'que quienes no utilicen el transporte público se lo paguen a quienes lo utilizan'. Álvarez del Manzano señaló que esas razones, que fueron 'esgrimidas por la Administración autonómica', son las justifican que el Ayuntamiento 'admita la subida propuesta'.

Eugenio Morales, representante del PSOE en el Consorcio de Transportes, afirma que es 'falso' que el transporte sólo deba pagarlo el usuario. 'El transporte público beneficia al que no lo usa porque las calles están más despejadas para los coches. Además, reporta beneficios medioambientales al reducir la contaminación'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de diciembre de 2001