Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Goirigolzarri se perfila como el nuevo hombre fuerte del banco

José Ignacio Goirigolzarri, director general para el negocio minorista de España y América Latina, será el nuevo hombre de confianza de Francisco González, cuando Emilio Ybarra y Pedro Luis Uriarte abandonen la entidad.

Goirigolzarri, un ejecutivo procedente del Banco Bilbao y nacido en esta ciudad, ha desarrollado su carrera profesional ligado a la banca comercial, en donde ha trabajado en casi todos los puestos del escalafón, aunque con una carrera fulgurante, ya que tiene 47 años.

En los últimos años del BBV, antes de su fusión con Argentaria, Pedro Luis Uriarte le ascendió a director general de banca comercial. Desde entonces empezó a considerársele como un posible delfín. Tras la fusión con Argentaria inició una etapa decisiva en su carrera al hacerse cargo de los bancos de Ámerica Latina. Ejecutivos del banco confiesan que se jugó su futuro porque se enfrentaba al mayor reto de su carrera, ya que la entidad vasca ha invertido billones de pesetas en Latinoamérica. El BBVA tiene en este continente una cuota de mercado del 10% y está presente en 37 países, en los que acumula más de 35 millones de clientes. Hasta ahora, la aventura americana está marchando bien, a pesar de los fuertes vaivenes de las economías emergentes de aquellos países.

Nueva ocupación

Coincidiendo con la dedicación de Goirigolzarri a Latinoamérica, Javier Echenique pasó de ser director general del grupo industrial y del negocio mayorista a máximo responsable de la banca comercial en España. La nueva ocupación de Echenique provocó que se le viera como un ejecutivo que estaba siendo preparado por Uriarte para que conociera todos los negocios del banco, lo que le convertía en un perfecto candidato a su sucesión. De hecho, así parece haber sido hasta el último momento, algo que no ha contado con el apoyo de Francisco González.

Según ejecutivos del banco, Goirigolzarri tendrá la responsabilidad sobre el negocio, aunque las áreas de apoyo sigan bajo la responsabilidad de José Antonio Fernández Rivero, director general procedente de Argentaria.

Goirigolzarri tiene por delante una difícil tarea. Además de conseguir que el beneficio del banco se incremente en 2002 al 16%, a pesar de la crisis económica mundial, el nuevo consejero delegado deberá aunar voluntades. La marcha de Ybarra, Uriarte, Echenique y Mario Fernández, todos ellos procedentes del BBV, será un duro golpe para los ejecutivos de esta entidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de diciembre de 2001