Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El móvil puede provocar daños en el sistema nervioso, según un oncólogo

El secretario de la Unión Internacional Contra el Cáncer (UICC) y jefe del Servicio de Oncología Médica del Instituto Noruego del Cáncer, Stene Kvinnsland, señaló ayer en Valencia que existe una relación entre la acción dañina de las ondas de los teléfonos móviles y el tamaño de la cabeza. Kvinnsland, que ofreció una conferencia en el Instituto Valenciano de Oncología (IVO) de Valencia -centro que celebra su 25 aniversario- , aseguró que aunque los estudios no son todavía definitivos, 'hacen pensar que en un futuro los niños y los adolescentes puedan sufrir daños en el sistema nervioso central'. El secretario de la UICC explicó que en las personas con la cabeza pequeña, la acción de las ondas es más intensa 'debido a que el espacio es más reducido'. Hasta el momento, los estudios se han centrado en las ondas electromagnéticas de las antenas de emisión y recepción de señales para telefonía móvil. Y todos los estudios coinciden en que los niveles máximos de emisión permitidos dejan márgenes de seguridad muy amplios respecto a los que sí producirían efectos en la salud. Sin embargo, los teléfonos móviles sólo emiten microondas, similares a los de los populares electrodomésticos pero de muy baja intensidad. Los expertos apuntan que este tipo de ondas sólo produce calor en los tejidos, en menor cuantía a medida que se perfeccionan los equipos.

Kvinnsland también dijo que la principal causa del cáncer es el tabaco, que en el siglo XX mató a cien millones de personas y que en este siglo causará la muerte de mil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de diciembre de 2001