Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Quince pondrán hoy en marcha la Fuerza de Reacción Rápida

La UE asumirá misiones más complejas en zonas de conflicto

Los jefes de Estado o de Gobierno de los Quince, reunidos hoy y mañana en el palacio real de Laeken-Bruselas, tienen previsto declarar operativa la Fuerza de Reacción Rápida de la Unión, tanto en su vertiente militar como policial. Los líderes europeos responderán así a su compromiso de acelerar al máximo la política europea de seguridad y defensa, como acordaron sólo diez días después de los ataques del 11 de septiembre, si bien reconocen que esa fuerza no podrá contar con toda su capacidad hasta 2003.

'Los terribles ataques contra Estados Unidos han demostrado que el terrorismo era un desafío real también para Europa', señala el documento que hoy analizarán los Quince. Añade que la Unión debe prepararse en los próximos 12 meses 'para asumir progresivamente operaciones cada vez más complejas' en zonas de conflicto. Para ello, los países ya han decidido aportar 60.000 soldados (más 100.000 de reserva) con capacidad de desplegarse en menos de dos meses y de permanecer un año. Igualmente, aportarán 5.000 policías, de los que 1.400 podrán desplegarse en un plazo de un mes.

No obstante, 'y con pleno respeto a la autonomía de decisión de la OTAN y de la UE', la Unión todavía debe resolver las reticencias de Grecia una vez que Turquía ha levantado su veto al uso europeo de los sistemas de planificación de la Alianza.

Conscientes de que aún quedan pasos por dar, el citado documento señala, entre otros, la realización en breve de ejercicios conjuntos, la mejora de las capacidades de mando y control o de inteligencia, la cooperación en el desarrollo de armamento y la formalización de reuniones de ministros de Defensa de la UE, asignaturas pendientes para el semestre de presidencia española de la Unión.

La cumbre europea abordará otros asuntos sobre los que anoche aún no había consenso:

Declaración de Laeken. Se trata del documento base con preguntas sobre competencias de la UE o su papel en el mundo que debe responder la Convención sobre el futuro de Europa, un órgano compuesto por representantes de los Gobiernos, Parlamentos nacionales, Eurocámara y Comisión. Reino Unido y Alemania consideran que el borrador de documento es 'federalista'. España ha exigido evitar referencias a las regiones. Otros países quieren que haya preguntas ambiguas, sin prejuzgar respuestas.

Presidente de la Convención. Los Quince quieren una persona que sea o haya sido miembro del club de primeros ministros o jefes de Gobierno. España apoya al italiano Giuliano Amato, pero anoche los favoritos eran el francés Giscard D'Estaing, el holandés Wim Kok y el luxemburgués Jean-Claude Juncker.

Agencias europeas. Hay diez sedes en juego, aunque seguramente no se repartirán todas: Alimentaria, Eurojust, Academia de Policía, Seguridad Aérea, Seguridad Marítima, Observatorio para la Emigración, Seguridad Ferroviaria, Gestión de Visados, Observatorio de Tecnologías y Protección Civil. La primera es la más importante y pugnan por ella Helsinki, Barcelona y Parma. Además, el Centro de Satélites se quedará en Torrejón y el de Estudios Estratégicos en París.

Patente comunitaria. España bloquea el acuerdo sobre inscripción de patentes porque no admite que deban inscribirse en alemán, inglés o francés, discriminando al resto de lenguas, y exige que se haga en un solo idioma (inglés) o en todos los oficiales de la Unión.

Galileo. Se trata del programa tecnológico más ambicioso de la UE para desplegar 30 satélites para competir con el GPS estadounidense. Tiene un presupuesto de 3.250 millones de euros. Reino Unido, Alemania, Holanda, Dinamarca, Austria y Suecia cuestionan su viabilidad financiera. Probablemente, los líderes retrasen un año el proyecto, de entrada.

Introducción del euro. La de Laeken es la última cumbre europea previa a la introducción de la moneda única. Los líderes dejarán constancia en un documento de que todo está preparado para que sea un éxito. También analizarán un informe sobre la ralentización económica y apostarán por cumplir el Pacto de Estabilidad pese a las dudas expresadas por Alemania.

Ampliación. Los Quince insistirán en que la ampliación al Este es 'irreversible' y confirmarán que antes de que acabe 2002 podrán concluir las negociaciones con diez países. El aparcamiento de Bulgaria y Rumania molesta especialmente a Francia.

Lucha contra el terrorismo. Los Quince bendecirán los acuerdos sobre la orden europea de detención y entrega, así como la fijación de penas mínimas contra los terroristas, y pedirán una mayor cooperación en los controles de fronteras y de visados.

Encargos para España. La cumbre de Laeken dejará ya fijados varios de los capítulos en los que deberá centrarse especialmente la presidencia española: las negociaciones de la ampliación, la cumbre económica y social de Barcelona (24 y 25 de marzo) o el desarrollo de la política común de emigración y asilo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de diciembre de 2001