Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide tres años para Gil por patrocinar sus caballos con dinero público

La Audiencia de Málaga inicia hoy la vista contra el alcalde marbellí

La fase preliminar del juicio por el caso de los caballos, en el que la Fiscalía Anticorrupción pide tres años de cárcel para Jesús Gil y Gil y cuatro para su hijo Miguel Ángel Gil Marín por utilizar dinero del Ayuntamiento de Marbella para promocionar caballos de la yeguada de la familia, tendrá lugar hoy en la Audiencia Provincial de Málaga. En este caso están también acusados el teniente de alcalde de Marbella, Julián Muñoz, y el gerente de la sociedad municipal Eventos 2000, Modesto Perodia, además del jinete Juan Matute.

En la sesión de hoy tendrá lugar la exposición de cuestiones previas y se espera que la defensa de los acusados pida la nulidad de las actuaciones.

Los hechos ocurrieron en 1995. Según la Fiscalía Anticorrupción y la acusación particular, en esa fecha los Gil decidieron promocionar algunos caballos de su propiedad para que participasen en competiciones. Para ello contactaron con el jinete Juan Matute Azpitarte, amigo de Miguel Ángel Gil. Le propusieron montar dos caballos de la yeguada Valdeolivas, propiedad de la familia Gil, y lucir en las mantas de los caballos módulos de publicidad de Marbella de siete por dos centímetros. Por esta operación se pagaron siete millones de pesetas a través de la empresa municipal Eventos 2000.

Finalmente, los caballos no llegaron a exhibir en competiciones oficiales la publicidad. El fiscal pide tres años de cárcel para todos los acusados por malversación de fondos públicos, excepto para Miguel Ángel Gil y el jinete, para quienes pide un año más por otorgación de contrato simulado. El abogado del PSOE pide seis años de cárcel para cada uno de los acusados e incluye entre ellos a la esposa del jinete.

Pero la de hoy no es la única comparecencia de Gil en los juzgados en los últimos días. Ayer declaró como testigo en los juzgados de Marbella ante el juez que investiga el suicidio del agente judicial Francisco Calero tras su detención por el robo de sumarios ocurrido este verano en los juzgados de la localidad. A la salida, el alcalde declaró que al funcionario 'lo suicidaron'.

'Entiendo que no está muy claro, y que de manera directa o indirecta lo han suicidado', dijo Gil y Gil, que aludió a la presión de los medios de comunicación y cuestionó a los policías que custodiaban al funcionario antes de acabar con su vida. 'La juez autorizó a tres señores y fue un cuarto', deslizó. El juez que investiga la muerte del funcionario decidió citar a Gil después de que éste manifestase que Calero había advertido al concejal de Deportes, Tomás Reñones, de su intención de suicidarse. Gil aprovechó su comparecencia para calificar de 'comedia en tres actos' el juicio al que se enfrenta hoy en la Audiencia de Málaga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de diciembre de 2001