Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez dice que hubo imprudencia grave en el accidente de Merlès

Dos escolares murieron al cruzar una balsa

El accidente de la riera de Merlès está cada vez más cerca de juicio. La juez ha concluido ya la instrucción del caso, en el que murieron dos niños del colegio Badalonès y ha dado traslado a las partes para que presenten escrito de acusación y pidan la apertura de juicio oral. Opina la juez que existen indicios suficientes para que continúe el proceso por un posible delito de imprudencia grave con resultado de muerte.

'No se adoptaron las más mínimas medidas, como la colocación de chalecos salvavidas, para evitar el resultado', asegura la titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Vic. En su resolución, la juez asume por completo el informe elaborado por la Unidad Especial de Montaña de los Mossos d'Esquadra sobre el accidente ocurrido el pasado 28 de mayo en la balsa de Les Heures, cuando los escolares la cruzaron con una cuerda.

Así, la juez explica que cinco de los profesores que participaron en esa actividad no tenían ninguna experiencia y que incluso tres de ellos eran menores de edad. La magistrada recuerda que el único requisito que cumplían era que sabían nadar porque no tenían título de monitor o similar. Solamente el profesor de gimnasia, Joaquim Segura, y Joan Carles Soler, dueño de la casa de colonias de Can Curtius, habían realizado antes esa actividad. Igualmente, la juez afirma que el lugar elegido era inapropiado para niños de entre 9 y 11 años porque entre los 80 metros que separan un extremo y otro de la cuerda no hay un lugar para agarrarse.

Además, añade, los niños no tenían chalecos salvavidas o utilizaban mosquetones de rosca para atarlos a la cuerda, lo cual hacía imposible que se desengancharan. Del mismo modo, las cuerdas no tenían la tensión suficiente para aguantar el peso de los niños y a los padres no se les informó del peligro que entrañaba esa actividad de sus hijos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de diciembre de 2001