Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 60% de la inmigración latinoamericana es femenina

El perfil del inmigrante que llega a Cataluña está cambiando. Si hasta hace pocos años la gran mayoría de los nuevos llegados eran hombres, la entrada de la inmigración latinoamericana está cambiando el panorama. La población latinoamericana que reside en Cataluña es femenina en un 60%, un dato que contrasta con el hecho de que la mayoría de los inmigrantes de otros orígenes que viven en la comunidad son hombres, según datos del Instituto de Estadística de Cataluña (Idescat).

De los casi 213.000 residentes extranjeros que había en Cataluña el 31 de diciembre de 2000, un total de 119.921 eran hombres (56,3%) y 92.775, mujeres (43,7%). La proporción se invierte cuando hablamos de la inmigración americana, ya que de los 45.257 inmigrantes contabilizados (que incluyen los procedentes de Estados Unidos), sólo 18.041 eran hombres, lo que representa el 39,9%.

Las estadísticas de 1999 son las últimas en las que el origen de las mujeres inmigrantes muestra que la inmigración femenina supera a la masculina en México (60,7% de mujeres), República Dominicana (74%) y El Salvador (69%), así como en el resto de países de América del Norte y Central, excepto en Estados Unidos. Ocurre también en el caso de Brasil (67% de mujeres), Colombia (64%), Ecuador (58%), Perú (61%), y también entre la inmigración procedente de Argentina, Venezuela y Chile, aunque en menor medida.

Servicio doméstico

Rigoberto Acosta, miembro de la Asociación de la Comunidad Dominicana de Cataluña, lo atribuye a que a finales de la década de 1980 y principios de la de 1990 se registró una importante inmigración dominicana hacia Barcelona, en su mayor parte femenina. 'Vinieron mujeres porque no había trabajo para hombres, los empleos que se encontraban eran en el servicio doméstico', explica Acosta, quien asegura que aproximadamente el 90% de los dominicanos que vinieron en esa época eran mujeres.

A partir de 1995, continúa Acosta, las proporciones se han reequilibrado un poco porque 'se promulgaron las normas de reagrupamiento familiar y las mujeres trajeron a sus maridos a España'. Acosta expone que, a partir de esa época, los hombres inmigrantes que llegaban procedentes de la República Dominicana comenzaron a encontrar empleos en el sector de la construcción, y esta circunstancia hizo incrementar también la inmigración masculina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de diciembre de 2001