La UE alienta a Japón a seguir con las reformas para salir de la recesión

La pésima noticia de que el país ha entrado de nuevo en recesión -con la que el primer ministro japonés, Junichiro Koizumi, tomó el viernes en Tokio el avión con destino a Bruselas- se vio compensada moralmente por el fuerte respaldo que encontró ayer en sus interlocutores europeos. La UE apoyó abiertamente el programa de reformas estructurales que Koizumi anunció el pasado abril, cuando asumió el poder, que incluye, entre otras medidas, la privatización de empresas públicas y el saneamiento de los bancos.

'A corto, medio y largo plazo, ese programa es positivo, y nosotros lo apoyamos. Lo es no sólo para Japón, sino también para nosotros y para la economía mundial', declaró Guy Verhofstadt, jefe del Gobierno belga y actual presidente de la UE. 'Tengan más confianza en sí mismos y sigan adelante', remató Romano Prodi, presidente de la Comisión Europea ante un fatigado Koizumi al término de la Cumbre UE-Japón, que desde 1991 se celebra anualmente.

Más información
Casi 19.500 empresas japonesas quebraron en el año 2001
Greenspan anuncia el fin de la crisis en Estados Unidos

El primer ministro nipón, que anoche regresó a su país tras su breve estancia en la capital comunitaria, no quiso pronosticar cuánto podrá durar la crisis, pero se mostró convencido de que la aplicación de las reformas tendrá un impacto positivo para la economía. 'También esperamos mucho de la ampliación de la UE y de la puesta en marcha del euro', agregó Koizumi, que solicitó más inversión europea en su país.

La economía japonesa se contrajo medio punto en el tercer trimestre de este año, según datos oficiales difundidos el viernes, lo que coloca a Japón en recesión tras el decrecimiento del 1,2% en el segundo trimestre. Muchos analistas estiman que las reformas de Koizumi, que apenas han empezado a ser aplicadas, acentuarán la crisis a corto plazo. El primer ministro ha dicho que seguirá adelante aún cuando eso signifique soportar dos o tres años de decrecimiento.

Plan de acción conjunto

La UE y Japón suscribieron en Bruselas un Plan de Acción para dar un nuevo ímpetu a sus relaciones durante la presente década con tres objetivos: promover la paz y la seguridad, fortalecer la asociación económica y comercial y afrontar nuevos retos como la conservación del medio ambiente.

Respecto a los atentados del 11 de septiembre, las dos partes firmaron una declaración sobre el terrorismo en la que se subraya que 'la lucha contra el terrorismo internacional no será efectiva a menos que esté basada en esfuerzos continuados'. Europeos y japoneses estiman esencial incrementar la cooperación mundial para erradicar el fenómeno bajo el control primordial de la ONU.

La futura reconstrucción económica de Afganistán tras la caída del régimen talibán y la creación de nuevo Gobierno fue también examinada en la reunión de ayer, a la que también asistió el alto representante de la UE, Javier Solana. Copresidida por Japón y la UE, se celebrará el próximo enero en Tokio una conferencia internacional de donantes para la reconstrucción de Afganistán.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS