La Junta critica que el Gobierno retire la ayuda por las 'vacas locas'

El consejero de Agricultura y Pesca de la Junta, Paulino Plata, calificó ayer de 'vergonzosa' la decisión del Gobierno central de retirar, a partir de enero próximo, la cofinanciación a las comunidades autónomas en las actuaciones derivadas de la lucha contra la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB) como la retirada de cadáveres de las explotaciones o la destrucción de harinas animales. El consejero manifestó en este sentido que 'ningún Gobierno de Europa se ha desentendido de la manera que lo pretende hacer el Gobierno de España de un problema que tanta alarma social y preocupación ha generado'.

Explicó que ninguno de los gobiernos europeos ha retirado su colaboración en el coste derivado de estas actuaciones y dijo que 'es vergonzoso' que el Gobierno de España 'diga ahora que ya no tiene competencias' en este asunto. Plata explicó que el control y la contabilidad de las harinas de origen animal que haya en el territorio nacional son actuaciones que 'no pueden llevar a cabo las comunidades autónomas'.

Indicó que lo mismo ocurre con la destrucción de cadáveres o de los materiales específicos de riesgo (MER), que son cuestiones donde la Administración central tiene realmente competencias. Advirtió de que si el Gobierno 'pasa la pelota, como pretende' a las comunidades e implanta un sistema de retirada de cadáveres fundamentado en un seguro que no es obligatorio, existe el riesgo de que 'vuelvan a aparecer cadáveres de reses en cunetas o muladares con el peligro que ello entrañaría si algunos de estos animales tuviera la enfermedad'.

Periodo transitorio

Plata solicitó el establecimiento de un período transitorio en el que se mantenga la cofinanciación del Ministerio de Agricultura en las actuaciones de control y lucha contra la EEB a fin de que las comunidades autónomas puedan realizar las modificaciones oportunas, dando más protagonismo al sector privado en las tareas de lucha contra la enfermedad.

Por otra parte, Paulino Plata, rechazó que eliminar las harinas cárnicas en instalaciones distintas a las cementeras 'sea un problema' y aseguró que hacerlo en otros centros permite contar con más recursos para controlar la encefalopatía espongiforme bovina.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Ante la denuncia de la Agrupación de Fabricantes de Cementos de España (Oficemen), que criticaba que las harinas de origen cárnico no se estén incinerando en sus fábricas, Plata subrayó que en Andalucía existe un sistema 'alternativo' que ofrece las 'mismas garantías'.

'Tenemos un método que funciona muy bien, tiene todas las garantías medioambientales y cuesta la mitad de lo que suponía hacerlo en cementeras', añadió el consejero, quien dijo que estas ventajas posibilitaron orientar esta actividad hacia otros espacios, como es el caso de la empresa Comercial e Industrial de Subproductos Cárnicos (Coinsuen), situada en Cártama (Málaga).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS