_
_
_
_

La cúpula del Ayuntamiento barcelonés, salvo el alcalde, se va de puente en bloque

Pujol y la mayoría de los consejeros trabajaron ayer, aunque dos departamentos estuvieron sin jefes

Relajo en la Administración. Relaxatio disciplinae, dirían los clásicos. En la cúpula del Ayuntamiento, tan sólo el alcalde de Barcelona, Joan Clos, ocupó ayer su puesto. Fue a primeras horas de la mañana; luego se retiró, aunque estaba localizable, según fuentes de su gabinete. 'Está por aquí', aseguraban en el entorno del munícipe. Quienes no estaba por allí eran los cinco tenientes de alcalde de Clos. Debían de estar de puente. Tampoco el conseller en cap del Gobierno de CiU, Artur Mas, estaba en su despacho a primeras horas. Pero, pasadas las siete de la tarde, EL PAÍS recibió una llamada de la oficina de prensa de Presidencia y se aseguró que Mas se hallaba en su puesto desde la mañana. Quienes no bajaron la guardia fueron Jordi Pujol y la mayoría de los consejeros. Sólo Bienestar Social y Sanidad dejaron completamente desguarnecidas sus sedes.

Hacer pesquisas en puente sobre quién está al servicio de los ciudadanos en la Administración no es fácil. A primeras horas de la mañana los resultados amenazaban con ser descorazonadores.

Tres redactores de EL PAÍS comenzaron a hacer llamadas telefónicas a las 10.00 horas. El objetivo era saber cuántos cargos de la Administración autonómica y municipal trabajaban ayer. La información que se ha obtenido depende, pues, de los datos que de manera oficial u oficiosa se facilitaron telefónicamente a este diario -desde las centralitas o las secretarías, cuya precisión en algunas ocasiones era mejorable-, que no pudo comprobar visualmente, in situ, su exactitud. A veces, la ausencia se deducía de la falta de respuesta del cargo y de su secretaria al teléfono.

En algunos casos eran los propios directores generales quienes atendían las llamadas de este diario de forma directa. Así, la información sobre quiénes estaban de puente procede tanto del propio Ayuntamiento de Barcelona como de la Generalitat y de la Delegación del Gobierno en Cataluña.

Cuando, a partir de mediodía, empezó a correr entre los despachos que este periódico preguntaba sobre quiénes holgaban y quiénes trabajaban o estaban de retén, se recibieron algunas rectificaciones, algunas sospechosamente muy tardías.

Aunque el servicio de prensa del Ayuntamiento afirmó que la mayoría de los concejales del equipo de gobierno estaban por allí, este diario lo intentó comprobar. Tras numerosas llamadas a centralita, a sus áreas de trabajo y a concejalías de distrito, de los 25 miembros del equipo local, sólo cinco se encontraban en sus despachos: una quinta parte. Marina Subirats, Katy Carreras, Ferran Julián, Ferran Mascarell y Manuel Pérez fueron los únicos regidores de la mayoría de izquierdas que no se tomaron el puente y se personaron en sus respectivos despachos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

El resto de los concejales no pudo ser localizado por ningún lado, a pesar de las insistentes llamadas. La búsqueda resultó infructuosa en lo que a los tres representantes de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y a los dos de Iniciativa per Catalunya-Verds (IC-V) se refiere. Dos de ellos, Imma Mayol (IC-V) y Jordi Portabella (ERC), son tenientes de alcalde. Los otros tres tenientes de alcalde, Xavier Casas, Ernest Maragall y José Ignacio Cuervo, todos del PSC, tampoco se personaron en sus despachos, aunque son afirmaciones extremadamente difíciles de comprobar a tenor de algunas respuestas. Por ejemplo, ante la sencilla pregunta '¿trabaja hoy [por ayer] el señor Portabella o está de puente?', realizada en tres ocasiones, las respuestas fueron: 'Su secretaria no está y él no responde en su despacho', 'no tenemos su agenda' y 'no sabría decirle'.

En lo que se refiere a la Delegación del Gobierno en Cataluña, su titular, Julia García-Valdecasas, se tomó el puente. 'Físicamente no está, pero en cualquier momento puede ser localizada', aseguraron en el servicio de prensa. Esta respuesta se repitió ayer también en la Administración municipal y en la autonómica. Quienes sí se hallaban en su despacho eran el subdelegado del Gobierno, David Bonet, y el secretario general, Juan Bautista Gené.

En lo que al Gobierno de CiU se refiere, la holganza estuvo menos generalizada que en el Ayuntamiento de Barcelona. Tan sólo dos departamentos quedaron desguarnecidos. Diez de 15 consejeros no pasaron físicamente por su despacho, aunque la mayoría estaban de viaje oficial o localizables.

De los 74 directores generales y secretarios generales de la Administración autonómica estuvieron ayer en sus puestos 37, 33 decidieron tomarse puente y sobre tres fue imposible obtener información, según datos facilitados por las secretarías, servicios de prensa o testigos directos. Algunas informaciones fueron rectificadas a última hora. El Departamento de Cultura se llevó la palma en cuanto a opacidad, pues fue imposible comprobar a través del servicio de prensa cualquier dato, mientras que la mayoría de las carteras facilitaron la información sin mayores problemas.

- Presidencia. Es el departamento de la Generalitat que cuenta con mayor número de direcciones generales, un total de siete. El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, ya estaba despachando a primera hora de la mañana, al igual que el secretario general de la Presidencia, Carles Duarte. Lo que hizo ayer el conseller en cap, Artur Mas, resulta algo más complicado: por la mañana, el servicio de prensa afirmó que se había tomado el día como festivo. Por la tarde, a las 19.00 horas, se comunicó a este diario que había acudido, según fuentes de prensa. A las 20.00 horas, desde el mismo gabinete, se facilitó una detallada agenda del día de Mas: 'Por la mañana ha tenido varias entrevistas [que no se precisaron], luego ha salido a pasear con su esposa por la Fira de Santa Llúcia y por la tarde se ha ido'. De los siete directores generales, tan sólo dos acudieron a su despacho, el de Evaluación y Estudios, Josep Camps, y el de Planificación Operativa, J. Ramon Marsal.

- Gobernación. Dispone de cinco direcciones generales, pero dos plazas permanecen vacantes, la de Función Pública y la de Administración Local. Ninguno de los tres restantes trabajó -los responsables de Relaciones con el Parlament, Relaciones Exteriores y Asuntos Contenciosos-, aunque el servicio de prensa insistió durante todo el día en que los directores estaban localizables por teléfono ante cualquier eventualidad. La consejera, Núria de Gispert, se encontraba de viaje oficial en Amposta. Trabajó la secretaria general del departamento, M. Àngels Barberà.

- Economía y Finanzas. Todo el mundo se personó en su despacho, es decir, el secretario general y seis directores generales, con lo que cubrieron la ausencia del consejero, Francesc Homs. Incluso la directora de Patrimonio, Glòria Riera, trabajó, mientras que su secretaria personal se tomó el puente, lo que obligó a aquélla a atender personalmente las llamadas telefónicas, tal como comprobó este diario.

- Enseñanza. Otro de los departamentos cumplidores. La consejera, Carme Laura Gil, permaneció en su despacho, al igual que tres de sus cuatro directores generales: el de Ordenación e Innovación Educativa, Pere Solà; el de Centros Docentes, Emili Pons, y la de Recursos Humanos, Mercè Terradellas. El secretario general del departamento, Ramon Farré, también acudió a su espacho.

- Cultura. Una decena de llamadas. La primera, a las 10.30 horas. En el departamento de prensa solicitan el teléfono y la dirección de correo electrónico del periodista, un puro trámite, dicen, para comprobar su identidad. A las 17.30 horas todavía afirman desconocer si trabajan el consejero Jordi Vilajoana y su secretaria general, Aurora Sanz. Como en las anteriores llamadas, piden el nombre y el teléfono del periodista. Se lo comunicarán al jefe de prensa, Ramon Perelló, que tampoco se sabe si trabaja. A las 19.30 horas, en el servicio de prensa se requiere al periodista que formule la misma pregunta: desconocen los requerimientos anteriores. A la hora del cierre de esta edición, el departamento no aclaró si el consejero y el secretario general habían acudido a sus despachos. Sí lo hizo, en cambio, una persona que a última hora respondió en una de las múltiples extensiones telefónicas del departamento: 'No. Al consejero no le hemos visto durante todo el día. Creo que no trabaja'. Cuestión aclarada. Este departamento tiene tres directores generales. Dos de ellos permanecían ayer en sus despachos, el tercero estaba de puente. El de Promoción Cultural, Vicenç Llorca, y el de Patrimonio Cultural, Marc Mayer, no se tomaron el puente, y Lluís Jou, de Política Lingüística, no acudió a su lugar de trabajo

- Sanidad y Seguridad Social. El consejero, Eduard Rius, se encontraba en Bruselas de viaje oficial. Ninguno de los tres directores generales acudió a trabajar: Eugeni Sedano, de Recursos Sanitarios; Lluís Salleras, de Salud Pública, y Joan Colom, de Drogodependencias y Sida. Prensa no aclaró si también estaba de puente el secretario general del departanento, Ramon Massaguer.

- Política Territorial y Obras Públicas. El consejero, Felip Puig, trabajó desde casa, aunque el día anterior, festivo, había acudido a su despacho. Por la tarde, representó al Gobierno catalán en el funeral del padre del consejero de Medio Ambiente, Ramon Espadaler. También trabajaron el secretario general y dos de los cuatro directores generales del departamento.

- Agricultura, Ganadería y Pesca. El brote de peste porcina obligó a los responsables de este departamento a mantener un retén de guardia. Los dos directores generales con competencia en la materia -Desarrollo Rural y Producción Agraria e Innovación Rural- acudieron a sus despachos, al igual que los responsables de prensa para atender los requirimientos de los medios de comunicación. El consejero, Josep Grau, estuvo en Lleida, y su secretario general, Germà Gordó, permaneció en la sede del departamento. El resto de los directores generales, Industrias y Calidad Agroalimentaria y Pesca y Asuntos Marítimos, se tomaron el día de fiesta.

- Trabajo. Dispone de tres direcciones generales. Tan sólo trabajó el responsable de la de Relaciones Laborales, Jaume Abat. Ni el consejero, Lluís Franco, ni su secretaria general, Margarida Gil, acudieron a trabajar al Departamento de Trabajo.

- Justicia. Fue el departamento con más ajetreo por la escalada de fugas de las prisiones catalanes. El consejero, Josep Delfí Guàrdia, y su secretario general, Jaume Amat, acudieron al despacho. De los cinco directores generales, tan sólo trabajaron dos: la de Servicios Penitenciarios y Rehabilitación, Mercedes Sánchez, y la de Relaciones con la Administración de Justicia, Assumpta Palau.

- Industria, Comercio y Turismo. Como en anteriores ocasiones, este diario preguntó directamente en centralita por los directores generales. De los cinco, tan sólo uno acudió a su lugar de trabajo, el director general de Consumo y Seguridad Industrial, Josep Tous. No trabajó el consejero, Antoni Subirà, pero sí su secretario general, Oriol Pujol Ferrusola.

- Bienestar Social. En la centralita respondían al telefóno. Ayer no trabajó la consejera, Irene Rigau, ni el secretario general, Manuel Jovells, ni ninguno de los tres directores generales del departamento. Las secretarias que respondían al teléfono afirmaron, sin complejos, que sus jefes estaban de puente.

- Medio Ambiente. Trabajó la sección al completo, es decir, los tres directores generales y el secretario general, Marià Morera. El consejero, Ramon Espadaler, tuvo que asistir al entierro de su padre, al que también acudió Felip Puig, consejero de Política Territorial y Obras Públicas, en representación del Gobierno catalán.

- Interior. El departamento está dividido en tres direcciones generales: Emergencias y Seguridad Civil, Seguridad Ciudadana y Juegos y Espectáculos. Por su particularidad, los responsables de las dos primeras disponen de un mecanismo de búsqueda inmediata. En el parque central de bomberos de Bellaterra, donde tiene su despacho el director general de Emergencias, no contestaron al telefóno durante toda la mañana. Al parecer, la centralita, según informaron fuentes del departamento, no es la 'idónea' y han reclamado reiteradamente su cambio. El director general de Seguridad Ciudadana, Francesc Xavier Martorell, apareció tres horas en su despacho. El de Juegos y Espectáculos, Amadeu Farré, no estuvo localizable. A las 14.00 horas, en Interior se informó de que ya se había incorporado al despacho, cuando el departamento de prensa ya estaba alertado sobre el propósito de este reportaje. El consejero está siempre localizable por necesidades del cargo.

- Universidades, Investigación y Sociedad de la Información. Dispone de dos direcciones generales. Tan sólo trabajó el responsable de una de ellas -David Serrat, de Investigación-, además del consejero, Andreu Mas-Colell. No así el secretario general, Josep Grifoll.

Esta información ha sido elaborada por: Xavier Calvo, Josep Garriga, Mar Padilla y Francesc Valls.

Esta información ha sido elaborada por: Xavier Calvo, Josep Garriga, Mar Padilla y Francesc Valls.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_