Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Graves acusaciones de corrupción contra 17 dirigentes brasileños

El Senado concluye que el fútbol está podrido y pide medidas penales

Río de Janeiro

Un exhaustivo y demoledor informe, desplegado a lo largo y ancho de 1.132 páginas y aprobado unánimemente por los 12 senadores brasileños que forman la Comisión Parlamentaria de Investigación, ha sacado a la luz pública lo que hace tiempo se venía denunciando y hoy ya es oficial: que la corrupción está instalada desde hace años en el fútbol brasileño.

Tras más de un año de trabajo, la comisión encargada de estudiar los hechos vierte durísimas acusaciones contra 17 dirigentes del fútbol de aquel país, con especial virulencia contra el actual presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Ricardo Teixeira, contra el que se levantan la friolera de 27 acusaciones graves de corrupción y a quien el informe dedica más de 400 páginas. Se calcula que Teixeira ha desviado 40.000 dólares (unos 76 millones de pesetas) para gastos personales. Otros destacados dirigentes denunciados son el presidente del Flamengo, Edmundo Santos Silva, o su homólogo del Vasco da Gama, Eurico Miranda, que también es diputado federal. Asimismo, entre los denunciados figura el nombre de un entrenador, el actual técnico del Corinthians, que lo fuera también de la selección nacional, Wanderley Luxemburgo.

Entre las múltiples acusaciones figuran la apropiación indebida de cientos de millones de pesetas, de evasión de divisas a paraísos fiscales, de fraude fiscal y de gastos suntuosos -como justificación de gastos de una comida por valor de 700.000 pesetas o de alquiler de un coche por un día a mil dólares (unas 180.000 pesetas)- o el uso de dinero de la federación para pagar abogados que defendían los intereses propios de los dirigentes. El Senado concluye pidiendo al Ministerio Público y a la policía que abra investigaciones penales contra todos los acusados.

'Una pocilga'

'El fútbol brasileño no es sólo ese chiquero [pocilga] que la comisión está mostrando. Hay muchas más cosas podridas', declaraba tras hacerse público el informe el senador Antero Paes de Barros, que añadía convencido: 'Los hechos son demasiado evidentes. No hay la menor duda de que este pormenorizado informe será tenido en cuenta por todas las autoridades que lo reciban.

Dada la expectación que el caso ha despertado en todo el país, la votación del informe fue transmitida en directo por varias emisoras de televisión. Los 12 senadores, de los que sólo uno, pese a su voto a favor, manifestó algunas objeciones al informe, aprovecharon la ocasión para exigir la inmediata renuncia de Teixeira a la presidencia de la Confederación, así como la dimisión como diputado de Miranda. Para conseguir esto último, el informe se hará llegar en los próximos días a la Cámara de Diputados, para que estudie la posibilidad de abrir un proceso contra aquél.

La comisión pone de relieve la desastrosa situación financiera de la CBF, que, a pesar de haber cuadruplicado sus ingresos en los últimos cuatro años, se encuentra con una deuda de 2.500 millones de pesetas, mientras Teixeira pagaba viajes de placer a jueces que tenían que intervenir en procesos en los que él figuaraba como acusado.

El diario O Globo, comentando ayer los resultados de la comisión, afirmó que se trata de una 'verdadera bomba', mientras el presidente de la comisión investigadora, el senador Álvaro Dias, declaraba: 'Se trata de una selección de crímenes que muestra la desorganización, la anarquía, la incompetencia y la deshonestidad de Ricardo Teixeira'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de diciembre de 2001