Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asaja y Coag se excluyen de un pacto para dar alojamientos a los jornaleros del olivar

El delegado del Gobierno de la Junta en Jaén, Francisco Reyes, firmó ayer un documento con UGT, CC OO, la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) y la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) por el que los empresarios se comprometen a pagar la vivienda a los jornaleros que llegan a trabajar en la campaña de recogida de la aceituna. La patronal Asaja se negó a suscribir el texto. Alegan que ellos no están obligados a facilitar casa ni a pagarla, hecho que beneficia fundamentalmente a los inmigrantes que llegan hasta Jaén. La Coag tampoco quiso suscribir el documento, pese a que sí les piden a sus asociados que se encarguen de la vivienda de los trabajadores.

'Esto no es la solución ni la panacea para la falta de vivienda, pero sí es un instrumento más', destacó Reyes. El secretario provincial de la UPA, Agustín Rodríguez, reconoció que el gran problema de los que llegan a Jaén en busca de jornales es precisamente la falta de una casa en la que alojarse durante uno o dos meses. Los firmantes reconocen que la efectividad de la medida será escasa en la presente campaña, que ya ha comenzado, pero confían en que el efecto en años sucesivos haga que afloren casas de alquiler en cantidad suficiente para atender toda la demanda.

Inmigrantes

Los que padecen en mayor medida las carencias de alojamiento son los inmigrantes, que se encuentran con la negativa de los propietarios de casas a alquilárselas. Según el acuerdo suscrito ayer, los pequeños y medianos empresarios de la UPA se comprometen a ser garantes de que el alquiler se pagará, puesto que lo asumen ellos, y de que se harán cargo en el caso de que la vivienda sufra cualquier tipo de desperfecto.

El acuerdo compromete a los ayuntamientos a poner a disposición de los inmigrantes viviendas que tengan de propiedad municipal y también a iniciar campañas de sensibilización para que los vecinos de cada localidad se decidan a abrir sus puertas para un alquiler temporal corto.

La organización agraria Asaja considera que la Junta está invadiendo competencias que no le corresponden entrando en el ámbito laboral. Niegan la validez del pacto suscrito porque no consideran a UPA como organización empresarial. Mantienen, además, que el documento tiene carácter 'impositivo'.

Agustín Rodríguez resaltó que son los pequeños y medianos empresarios, como sus asociados, los que tienen más problema para facilitar vivienda a los temporeros. 'Los grandes empresarios tienen cortijos que pueden habilitar para los trabajadores', comentó el dirigente de la UPA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de diciembre de 2001