Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Málaga y la República

En estos días se está celebrando, en la Sociedad Económica de Amigos del País de Málaga, una exposición conmemorativa de la II República. Para los que hemos tenido la inmensa desgracia de perder nuestro tiempo al pasarnos por allí, esa muestra no nos ha dejado indiferentes. Quizá esa era su finalidad. Demostrar cómo de mal se pueden hacer las cosas. Se trata de una exposición hecha a la ligera y de la que se pueden extraer curiosas conclusiones.

En primer lugar, lo importante que es para la Consejería de Educación (colaboradora del evento) Niceto Alcalá Zamora. ¿Por qué dicen que es una exposición de la República cuando el 50% de la misma se dedica a las actividades del insigne político andaluz? Lo vemos hasta inaugurando una escuela para 'niños deficientes'. Curioso término apoyado por la Consejería.

En segundo lugar, la total ausencia de un referente andaluz. Andalucía no aparece ni por el forro. Salvo que se quiera defender que como Alcalá Zamora era de Priego, ya está Andalucía... Un desastre.

Pero aún hay más. ¿Dónde está -al menos una fotito, señora consejera y señores de la Económica- el intento autonomista andaluz de este periodo? Quizá sea eso muy complicado para sus capacidades organizativas. Se lo pongo más fácil. ¿Dónde está Blas Infante? ¿Quieren que les ceda alguna foto? Lo haría hasta gratis.

Eso sí, en la exposición vemos cómo los catalanes proclamaron su Estat Catalá y cómo fueron encarcelados los miembros del gobierno autónomo (por cierto, patética imagen). La exposición es un fiel reflejo del concepto de la historia defendido por la Consejería. La historia que se debe enseñar es la española y la local. Andalucía, simplemente, no existe.

Eso pasa cuando en poco tiempo se quiere conmemorar una efemérides. Para ofrecer esa imagen de la República, mejor que se hubieran ahorrado el dinero invertido. Esperemos que el próximo aniversario se conmemore con una muestra donde los andaluces nos veamos representados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de diciembre de 2001