Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El coste de construir los centros de salud se triplica en un año

Sanidad dice que ahora el presupuesto está ajustado al precio real

Los centros de salud cuya construcción figuraba este año en los presupuestos y que se repiten para el año que viene cuestan de media un 170% más. Este aumento de precio puede alcanzar en determinados casos el 389%, como en el de Campoamor de Alicante, un 429% en el barrio de Campanar o hasta un 608% en Benicalap, ambos situados en Valencia. Para Sanidad, estas diferencias responden a que el próximo año se han ajustado los presupuestos ya que, frente al actual ejercicio, en el que se incidió en la tramitación administrativa de los centros, durante 2002 se procederá a su contrucción.

Las diferencias de la estimación del coste total de los centros de Campoamor, Campanar o Benicalap en los presupuestos de 2001 y las cuentas de 2002 son las más elevadas. En el resto de los 31 centros que repiten en los presupuestos del año que viene, las diferencias son menores, aunque se mantiene una tendencia generalizada a fijar un precio de construcción del centro de salud notablemente superior al presupuestado el año anterior. Es el caso del centro del barrio de San Isidro de Valencia, que de un coste previsto de 100.000.000 pesetas pasa a 451.854.460 pesetas, el del barrio de Natzaret, también en Valencia, que de 130 millones eleva el coste a 601.041.139 pesetas, el de Gata de Gorgos, que de los 146.285.000 pesetas pasa a costar 222.499.679. Sólo hay tres centros cuyo coste estimado desciende: el de Albocàsser, Enguera y Ayora, con una reducción presupuestaria del 15%, 7% y 56% respectivamente. El caso de El Pinós es excepcional, ya que prácticamente no existe diferencia entre lo presupuestado en 2001 y lo previsto para 2002: los 139.621.000 pesetas de las cuentas de este año son 139.621.148 pesetas.

No es excepcional que los centro de salud se repitan su presencia a lo largo de varios años en los presupuestos. Las obras de construcción se alargan durante varios ejercicios, por lo que se mantienen en la lista de inversiones año tras año. Cada vez es menos extraño que las obras no comiencen el año previsto y se posponga el inicio para el ejercicio siguiente. Los tijeretazos de inversiones de la Consejería de Hacienda -que se producen en meses cada vez más tempranos- y los largos trámites administrativos -se presupuesta en ocasiones sin conocer el suelo donde se edificará-, provocan que se alargue el inicio de obras. Lo que no es tan común es la elevada diferencia del precio estimado de los centros de salud de un año al siguiente, especialmente en tantas obras pendientes. De hecho, algunos de los centros que repiten, se arrastran desde el presupuesto del año 2000. Es el caso de Alicante Juan XXIII, Alicante Parque y Valencia Campanar, o L'Alfàs del Pi y Valencia-La Torre. Pero en estos casos el coste estimado no varió en cuentas de 2001 y 2000.

Las variaciones presupuestarias de un año al siguente, para el diputado socialista José Camarasa, "evidencian que los presupuestos de Sanidad no tienen nada que ver con la realidad". Camarasa apunta que las diferencias sólo pueden deberse a dos motivos. "No se entiende que en lugar de un aumento del IPC, de un 5% o como mucho un 10%, se vayan en ocasiones a un crecimiento del 273% o del 400%". El diputado socialista aludió a la voluntad política de "engañar" ya que tanto Sanidad como Hacienda, señala, sabían que se presupuestaban cantidades para este año que no se iban a ejecutar. Camarasa apuntó que si no ha sido así, existe una "desidia" de Sanidad en no realizar las obras previstas, lo que ha provocado un incremento de gasto para este año que se podría haber ahorrado. De los 4.289 millones que costaban los 31 centros en 2001, según el presupuesto de 2002 su construcción supondrá un gasto de 10.599 millones.

La razón para el cambio de coste de un año a otro se explica, para la Consejería de Sanidad, en que el coste de los centros de salud se ajusta a medida que se elaboran los programas funcionales -los documentos que definen los servicios que tendrá el centro-. Las mismas fuentes apuntan que en ocasiones, en las inversiones se fija una cantidad que más adelante se adapta en función de la evolución de los procesos administrativos -además del programa funcional, se ha de sacar a concurso el proyecto y se ha de contar con suelo- . Sanidad apuntó ayer que este año ha sido excepcional, porque la actividad se ha centrado en elaborar el trabajo administrativo. Por ello, las cuentas del año que viene se han "ajustado" con mas detalle el coste de los centros -lo que explicaría su aumento- , ya que será a lo largo de 2002 y 2003 es cuando, señalan, se construirán los centros cuyos proyectos se han redadactado este año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de noviembre de 2001